El martirio de San Sebastián

Reseña del libro “El martirio de San Sebastián”, de Antonio de Hoyos y Vinent

En El martirio de San Sebastián, su injustamente desconocido autor, Antonio de Hoyos y Vinent, miembro de la aristocracia española de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, nos presenta una novela muy breve, pero increíblemente intensa. En la misma, el escritor nos transporta a un burdel de la Barcelona de principios de siglo, regentada por el ama Rosario, lugar donde trabajan un grupo de prostitutas entradas en años y donde Silverio, el criado del establecimiento, un chiquillo amanerado y andrógino, será el protagonista y foco del levantamiento del deseo y odio de ellas.

Decidí leer esta novela principalmente por su autor. En septiembre de este año, leí Las tres bodas de Manolita, novela de Almudena Grandes que forma parte de su saga Episodios de una guerra interminable, novela que me maravilló y donde aparece Antonio de Hoyos y Vinent como un personaje más, por lo que de algún modo, cuando supe de la existencia de la presente historia, sentí que era una señal, que debía leer algo escrito por el mismo. Pues bien, El martirio de San Sebastián se trata de una historia grotesca e incómoda, donde el autor, quien conocía bien los bajos fondos de la sociedad, visitante asiduo de antros de mala muerte, nos presenta un elenco de personajes desagradables, egoístas y movidos por la pasión. En el mismo, Silverio, es el gran amor de la Cristiana, una muchacha que lo ha dejado todo por seguirlo al burdel, tal y como afirma ella misma, abandonando a su madre, su hogar y su honor, convirtiéndose así a su vez en trabajadora sexual de éste con tal de tenerlo cerca. No obstante, Silverio es una especie de Narciso, embelesado con su propia imagen y a quien poco le importan los sentimientos de la Cristiana. Ésta, se convierte entonces en un alma en pena, moribunda por la falta de atención por parte de Silverio. Por otro lado, el resto de trabajadoras del lugar, intentarán conquistar al chiquillo, pero viéndose claramente rechazadas por él, promoverán la tragedia teñida de rabia y despecho pero especialmente de clara homofobia.

Lo que más me ha gustado es el hecho de que el autor escribiese y publicase una novela de este estilo en 1915, en una sociedad tan increíblemente católica y rígida como lo era la España de entonces. En aquel momento, no había cabida para este tipo de historias sórdidas y tan brutalmente sinceras, que remueven y no dejan indiferente. De la descripción tan honesta de la más absoluta decadencia.

¿Has escrito un libro y quieres que lo leamos?

Dado al evidente olvido del que se ve sumido el autor, considero que la labor de editoriales como Amistades Particulares es esencial para recuperar del olvido a escritores como Antonio de Hoyos y Vinent, quien cayó deliberadamente en dicho olvido por la dictadura franquista, borrando cualquier rastro no solamente de la literatura de éste sino también de su propia vida, quien terminó enfermo en una cárcel franquista muriendo en 1940.

Así pues, recomendaría El martirio de San Sebastián, a aquellas personas que busquen una historia que no les deje indiferente, que les remueva las entrañas, porque les aseguro que el presente libro resultaría una magnifica elección.

Deja un comentario