Publicado el

Historia de un amor turbio

historia-de-un-amor-turbio

Historia de un amor turbio, de Horacio Quiroga

historia-de-un-amor-turbio

Cuando uno va a emprender la lectura de un libro normalmente siempre echa un vistazo a la contraportada para hacerse una idea del universo en el que va a entrar. Así puede intuir más o menos si la historia será de su agrado o si, en cambio, prefiere devolver la novela al estante y pasar a la siguiente, pero ¿qué ocurre cuando el libro no trae siquiera una sinopsis y nos adentramos en sus páginas como quien emprende una auténtica aventura, sin saber nada del tema o del estilo del autor?

Paladear además a un autor con una trayectoria reconocida a sus espaldas también es toda una aventura: cada nuevo párrafo es un paisaje y avanzar por él es como adentrarse en rincones desconocidos en los que otros ya dejaron huella y que ahora recorreremos nosotros con nuestras pisadas.

Quiroga es un buen cuentista, eso siempre lo he oído por boca de otros, viene además avalado por los cuentistas más clásicos que siempre lo nombran entre sus referencias. Y claro está: cuando algo va ligado a la palabra clásico es imposible que no se encienda en mí un pilotito rojo. Al fin y al cabo los clásicos siempre me han traído historias sabrosas.

Uno confía además en los grandes cuentistas que te recomiendan algo como se puede confiar en un amigo que te da un gran consejo: sabes que lo que te va a decir sale directamente del corazón, con ese brillo peculiar que impregna sus pupilas cuando te cuenta algo y ves que se le va la vida en ello. Imposible pues que no queden asociadas las recomendaciones a aquél que te las regala (¿cómo olvidar, por ejemplo, todas las referencias al jazz que tiene Rayuela?).

Historia de un amor turbio es una novela estrictamente romántica: se cuenta el enamoramiento de una niñita de 9 años (Eglé) por boca del objeto de deseo, el propio protagonista, que nos cuenta la historia en primera persona y desde una perspectiva de pasado. Éste no se da cuenta del amor que la niñita le profesa y acaba achacando su estado a la edad.

Sólo después de varios años él volverá a su casa para reconquistarla. Las principales escenas se darán cita en la casa de Eglé mientras la madre asiste al cortejo y la hermana toca el piano…

Existen ciertos puntos de la novela donde no queda demasiado claro a quién desea el protagonista, si a Eglé o a su hermana, pues flirtea con ambas. Esto provoca celos varios y frases cortantes en el transcurso de la narración que no hacen sino despistar al lector porque pueden albergar varios sentidos y finales: ¿cuál será la elegida finalmente? ¿con cuál se quedará?

Una buena novela cortita para empezar con este autor (de hecho, creo que de su producción no ha escrito nada más largo). No sé si todo lo que ha escrito tendrá el mismo toque romántico de esta novela, pero tengo ganas de comprobar cómo se mueve  en las distancias cortas.

2 comentarios en “Historia de un amor turbio

  1. Este libro acaba de engrosar mi lista de “libros por leer”. Por cierto, muy valiente eres tú al comprar un libro sin referencia alguna del argumento o del autor. Yo si la contraportada falla (o aunque no) siempre recurro a algún blog para informarme de lo que opina gente que ya lo haya leído antes de comprarlo. Lo que nunca hago es ir a la web de la editorial o del autor, ellos siempre te dirán que es maravilloso.

  2. Horacio Quiroga, para los latinoamericanos, es uno de esos autores de elite. Es uno de los autores que Gabriel García Márquez o Saramago, o inclusive Borges, han hablado maravillas de la exquisitez de sus obras.

    Tal vez, para los lectores europeos, sea un desconocido. No obstante, y esto a modo de enriquecer y crear una idea de la importancia del autor, en muchas escuelas de enseñanza primaria y media se utilizan sus textos, sobre todos sus “Cuentos de la selva” para enseñar literatura.

    Saludos.

    Más sobre él: http://es.wikipedia.org/wiki/Horacio_Quiroga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *