Categorías
Bruño Kimberlie Hamilton Libros de literatura anglosajona: literatura inglesa y americana Libros de no ficción Libros Ilustrados Literatura infantil y juvenil Reseña

Historias heroicas de los perros más valientes del mundo, de Kimberlie Hamilton

Historias heroicas de los perros más valientes del mundoNunca he tenido perro. Y sí, me hubiera encantado tener uno. De hecho, cuando era pequeña envidiaba a los demás niños que paseaban a su perro por la calle y contaban las peripecias que estos hacían. Pero bueno, al menos siempre había un vecino con perro, un compañero de clase con perro o un familiar cercano que me dejaba jugar y pasármelo de fábula con su perro.

Este amor por nuestros amigos peludos me llevó en 2011 a realizar un curso de actividades lúdicas con animales. Yo ya había trabajado con niños en campamentos, y me pareció muy interesante poder llevar a cabo diferentes actividades con los más pequeños en las que también participasen perros. Dogtor Animal fue la encargada de esta maravillosa aventura que me hizo amar más, si cabe, a los preciosos canes.

En este curso, dos labradores nos ayudaban a realizar cada actividad y nos demostraban sus habilidades. Desde arropar a niños con una manta hasta girar el pomo de una puerta con la boca y abrirla.

Os he hecho esta introducción porque el libro del que vengo a hablaros en esta ocasión está claramente ligado al mundo perruno: Historias heroicas de los perros más valientes del mundo, de Kimberlie Hamilton. Y es que en esta pequeña enciclopedia para niños a partir de ocho años, podemos descubrir muchísimos datos interesantes sobre los perros al mismo tiempo que conocemos a más de treinta peludos que han existido de verdad, de diferentes épocas y lugares. Y todos ellos nos enseñan valor, honor, respeto y lealtad a través de sus actos y vivencias.

El libro está muy bien estructurado y repleto de graciosas ilustraciones —porque es cierto, sin el trabajo de esos magníficos ilustradores, el libro no resultaría tan atractivo— que nos sacan una sonrisa en todo momento mientras aprendemos, tanto nosotros como nuestros renacuajos.

Al comienzo tenemos la cronología perruna para que no se nos escape ningún dato. Eso es algo que me ha encantado porque desconocía muchas curiosidades, como por ejemplo que en el año 14.000 a. C. se descubrió en Alemania al primer perro; que en el 300 d. C. los pequineses tenían sus propios sirvientes; o que en 1943 se creó la Medalla Dickin del PDSA como reconocimiento al valor de los animales en la guerra.

Pero lo que me ha llamado la atención de verdad, y creo que es una maravillosa idea, es lo que encontramos después de leer las historias de cada perro: juegos, cuestionarios, datos relevantes sobre los sentidos y las características de los perros, razas que han gozado de atenciones por la realeza, información sobre campeonatos y festivales perrunos, estrellas de cine peludas… De esta forma, la autora nos permite hacer una pausa entre historia e historia a la vez que disfrutamos jugando y adquiriendo nuevos conocimientos.

Por otra parte, Kimberlie Hamilton reserva para el final unos consejos donde fomenta, sobre todo, el respeto hacia los canes. Algo importantísimo en la época en la que vivimos, ya que considero primordial que tanto adultos como niños debemos tener claro que los animales no son juguetes, no son objetos que podamos comprar para luego dejar olvidados en un rincón si nos aburrimos de ellos.

Igualmente, el libro nos regala un completo glosario que me ha parecido magnífico. De este modo, si aparece algún término que desconozcamos, solo tenemos que ir al glosario y… ¡voilà!

Y para terminar la reseña, quiero hacer una mención especial a una de las historias perrunas que aparecen en el libro, sencillamente porque me ha llegado al corazón. La protagonista no fue un perro de guerra, ni protagonizó anuncios, ni tuvo una mente prodigiosa, ni perteneció a la realeza. No, ella solo se llamaba Oddball, («bicho raro» en inglés), y en el sur de Australia ayudó a salvar de las garras de los zorros a la raza más pequeña de pingüinos que existe. Me conmovió porque esta historia nos demuestra que nuestros amigos no solo están ahí para lo que necesitemos los humanos, sino que también son leales y solidarios con otros animales, como en el caso de Oddball.

Yaki, Lina, Pelota, Kira, Sultán, y Blaky. Ellos fueron algunos de los perros que tuve el placer de conocer y que, tristemente, ya no están. Pero permanecen ahí, en mi memoria, como seguro permanecen en la vuestra los perros que han formado parte de vuestra vida. Por eso Historias heroicas de los perros más valientes del mundo es un libro esencial e imprescindible para todos los que amamos a estos animales tan fieles y grandiosos. Un libro que nos demuestra con creces por qué el perro es el mejor amigo del hombre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *