Publicado el

Presentamos las novelas finalistas al Premio Planeta 2019, y algunas cosillas más

Bien, pues una vez bien cebados y agasajados, y en plena lucha a muerte con el sueño, ya podemos ampliar la información sobre las novelas finalistas de las que hasta ahora solo conocíamos títulos y autor o pseudónimos.

Pero antes de eso una breve introducción.

Empezó José Creueheras, el presi del grupo Planeta, anunciando que este año se cumplen 70 años de la editorial (no del Premio, este fue dos años más tarde), ya que se fundó en junio de 1949. El primer libro planetario fue Mientras la ciudad duerme, de Frank Yerby, un éxito comercial y literario. Defendió que desde entonces el objetivo es difundir la palabra (como suena esto…) y subrayó que el trabajo del editor es poner en contacto el talento del escritor con la gente.

Comentó también que se han vendido 43 millones de obras, lo cual hace un promedio en cada hogar de 2,5 entre ganadores y finalistas, y que esto es todo un logro en un país que no es puntero en lectura.

“La lectura forma, entretiene, te ayuda a tener criterio, te transporta a otros mundos… El fomento de la lectura debería ser política de Estado”, concluyó.

Después intervino Jesús Badenas, director de la división de librerías quien declaró que el sector goza de muy buena salud y ha recuperado casi el 50% desde su caída en 2014. “La novela ha crecido mucho. El ensayo también esta creciendo y el infantil-juvenil crece pero algo menos”

Apuntaló también que el gran cambio en el sector editorial ha sido la distribución. Amazon pensaba que el libro electrónico iba a ser el recopetín, pero en conjunto en España es el 5% del consumo. Los audiolibros en España, cuando estén desarrollados será el 1,5%. De 100 libros 80 se distribuyen en papel mediante librería tradicional, 15 en papel mediante distribución a distancia y 5 son electrónicos.

Se habló también de las sinergias que quieren buscarse dentro del propio idioma, los nuevos contenidos y de acuerdos a los que se han llegado con Netflix (La casa de papel, La casa de las flores, Élite), acerca de novelizar series y viceversa.

En resumen, grosso modo, esto fue lo principal antes de que Eslava entrara a saco con las sinopsis:

-Dios no baja a los infiernos, de Luis Alexaindre Giménez: una novela negra ambientada en Valencia. Un asesino en serie, un comisario inculpado, encarcelado y atormentado por la muerte de su mujer e hija…

-La familia es una guerra de guerrillas, de Mercedes Gallagher (pseudónimo): Se lee con una sonrisa y a veces hasta con carcajadas. Es la lucha de diez hermanos por hacerse con la herencia de un tío millonario con minas de plata en Perú. Diez caracteres muy distintos y bien dibujados. ESTA ES MI APUESTA COMO GANADORA POR AHORA.

-Cristales rotos, de Melchor Marín (pseudónimo): policiaco de índole psicológica. Dos historias entrelazadas, la del crimen de un matrimonio y la historia policiaca de un exdelincuente convicto, actual mosso y héroe en los atentados yihadistas de Cambrils.

-El músico del metro, de Viviana Rivero: Un joven músico argentino divorciado viene a Madrid a buscarse la vida y a buscar sus raíces. Interesante cómo investigan y a la vez se integra el problema de la inimgración. POSIBLE FINALISTA.

-La rosa de Jericó, de Salomé Becerra (pseudónimo): Medio thriller y medio terror. Un marino de la costa da Morte se ve involucrado en una red de narcotraficantes… ¿O es una broma?

-El principito secuestrado, de Joaquín Guerrero Casasola: Tres historias muy bien trabadas con el elemento que los une: la edición lujosa del libro de Saint Exupéry.

-5.749 días, de Ana Sánchez (pseudónimo): Novela con fondo político, guerra de guerrillas… Un niño secuestrado por las FARC durante los días del título, pasados unos años quiere realizar un documental sobre el tema. (Esta es una de las que, solo con el nombre, veía ganadora. Ya no).

-La cunda y la luna, de Pedro Manuel Fraile Pérez: Medio drama, medio relato policial. Un guardia civil novato al que asignan para el traslado de tres etarras y un delincuente, el cual acabara con los otros tres. Road movie en cierto modo.

-Tal como éramos, de Viveca Lindfors (pseudónimo): un hombre de mediana edad, con éxito en su profesión, atormentado por sus demonios, nos cuenta su día a día. Una mirada lúcida de la sociedad española, una autorreflexión sobre el muno que estamos creando. ESTA TAMBIÉN LA VEO COMO POSIBLE FINALISTA.

-El diario de Shara Clayton, de Lómertá (pseudónimo): thriller psicológico de terror. El velero de una escritora americana de éxito es hallado a la deriva, pero en el barco no hay nadie. Solo se encuentra un diario que ella fue escribiendo durante la travesía y que revela el final de todos,

 

Después vino la ronda de preguntas, de donde lo más destacable fue lo siguiente:

-Antes predominaban temáticas de la Guerra Civil y ahora es lo policial lo que está de moda. Casi todos los cuentos publicados actuales no lo dan como prioridad sino como la normalidad del ambiente. Antes era muy prioritario, ahora como parte de nuestra historia, presente y pasado.

-El tema de la mujer ya no es una cosa a resaltar; está normalizado y hay novelas con grandes personajes femeninos sin alharacas, sin resaltar que son mujeres.

 

Pues eso, que como estaba previsto, he cambiado mis apuestas, pero seguro, seguro, lo sabréis mañana, en nuestras redes, horas antes de que se oficialice.

Un comentario en “Presentamos las novelas finalistas al Premio Planeta 2019, y algunas cosillas más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *