Publicado el

Africanus: El hijo del cónsul

Africanus el hijo del cónsul

Africanus: El hijo del cónsul, de Santiago Posteguillo

Africanus el hijo del cónsul¿Qué habrá sido de aquellos queridos Profesores de Historia, con lo que no aprendí casi nada?

Es posible que cuando paseaba los libros por las aulas a lo largo de los años, no me diese cuenta de lo importante que era la Historia, esa asignatura que tanto odiaba por tener que memorizar tantos y tantos datos, y en la que año tras año se repetían los mismos temas, cada año un poco más ampliados, eso sí, pero que básicamente se reducían a: La prehistoria, La Revolución Francesa, I Guerra Mundial y II Guerra Mundial.

Sí, sí, ya sé que yo soy aquella que no tenía ningún interés en unas guerras Púnicas de las que nunca sabía quien había luchado ni por qué, y que lo único que aprendió es que habían sido tres y que la primera se inició allá por el Siglo III a.C, y que por allí andaba Anibal que cruzó los Pirineos con unos elefantes.

¿Qué interés tenía todo aquello para mí? NINGUNO ¿Por qué? Probablemente porque nadie me había hablado de los romanos y los cartagineses como en este libro lo hace Santiago Posteguillo, y que hoy, ya con muchas lecturas a mis espaldas y con un más amplio conocimiento de la vida y de la historia a través de otros cauces distintos a los escolares, ha logrado que me interese por esta parte de la historia protagonizada por gentes que resulta que tenían nombres, y que antes de ser famosos generales de sus ejércitos, fueron jóvenes como: Publio Cornelio EscipiónAníbal Barca. Y entrar en las vidas de estos jóvenes me ha hecho entrar en la historia de Roma y Cartago, y en sus vidas, y en sus casa; y como no, en nuestra propia historia.

( “leer más” para seguir leyendo esta reseña)

¡Qué ganas tenía de leer esta novela! La tenía pedida en la biblioteca hace ya mucho tiempo pero parece que para estos libros siempre hay una gran lista de espera (buena señal, pensé). Así que gracias a mi amiga Amparo, que me ha ofrecido la trilogía completa (y en una edición impresionante que pesa tres kilos y se lee de maravilla), he podido, por fin, ponerme manos a la obra con estos librosde uno de los autores más laureados del panorama de la novela histórica y al que, al parecer, nadie le puede toser en estas cuestiones de romanos.Como yo no se mucho de historia antigua, de entrada me creo casi todo lo que me cuentan; pero en este caso, no solo estamos hablando de un libro que nos cuenta una parte de la historia, estamos hablando de un libro que nos lleva a Roma, nos presenta a los romanos y nos mete en sus casas, ellos a su vez, nos presentan a sus Dioses y nos pasea por su ciudad, y nos lleva al Senado, pero también al teatro, y al mercado, y a los lupanares.

Y cuando ya conocemos a esas personas y sabemos quién gobierna en Roma, y por qué los Escipiones tienen sus líos con los Fabios, y las intrigas del cinco veces cónsul Quinto Fabio Máximo, e introduce a personajes que nos acercarán a la literatura de ese tiempo, como Plauto (Tito Maccio), escritor romano que revolucionó la forma de entender el teatro; entonces, y solo entonces, nos va llevando de la mano hacía el gran guerrero cartaginés Amílcar Barca, y nos explica como se va consolidando la hegemonía de Cartago sobre los pueblos de la península (la nuestra!), y vamos conociendo a su familia, su yerno Asdrúbal, con quién fundara Cartago Nova, y sus hijos Asdrúbal, Magón y el archiconocido Aníbal, al que conoceremos desde muy joven. Y aquí, por fin, entenderé que hacía este hombre en nuestra península con unos elefantes.

Así que, gracias Sr. Posteguillo, porque ha hecho que me guste la historia, me ha demostrado que se puede enseñar y aprender de otra forma. Las fechas exactas no son tan necesarias de memorizar, lo importante es comprender que en la historia todo tiene un por qué, y esta parte de la historia de Roma, que es un instante en la Historia Universal, tiene su importancia, fue un momento crítico en el que Roma estuvo a punto de ser vencida por un general que, utilizando la razón y la estrategia como sus armas más poderosas, puso en jaque a todo un Imperio.

Estupendas series como “Claudio” o “Roma” me llevaron a interesarme por la historia de este Imperio del que tanto hemos heredado. Ahora Tengo pendientes los otros dos libros de esta trilogía, ya están preparados en mi estantería, en el punto de salida, que junto con otros, recién cocinados, formarán parte de mi vida durante este invierno, un duro invierno en el que pudiera ser que también veamos tambalearse otros imperios.

Susana Hernández

Otros libros recomendados

12 comentarios en “Africanus: El hijo del cónsul

  1. ahh Susana, yo estaba igual que tú en la escuela. Me enganchaba con la historia cuando había algún maestro que la contaba como una saga (estilo HBO) y no sólo como un eterno repetir datos que no tenían mayor conexión con nada más en mi cerebro. Me alegro que Amparo te haya ofrecido los libros y que disfrutaras leyendo este.
    Me has dejado con los dientes largos, larguísimos…
    un beso,
    Ale.

  2. Tienes razón Ale, pero es que tu, además, te has convertido en una gran contadora de la historia (jejeje). La verdad es que el libro me ha gustado muchísimo y consigue que todos los personajes se te hagan reales. Fíjate que me han parecido interesantes hasta las narraciones de las batallas. Ya tengo ganas de ponerme con el resto de la trilogía.

    Un besico !

  3. ¡Le tengo muchas ganas a esta trilogía! Estoy en fase de convencimiento a mi hermano para que se la compre, que es un gran devorador de novelas históricas, y si es del período romano, aún más. Así luego me la va prestando, que para algo están los hermanos, jajaja. ¡Estupenda reseña Susana!
    Besotes!!!

  4. Espero que esa fase de convencimiento no dure mucho jejejej, además si de verdad le gusta la novela histórica esta trilogía es imprescindible, eso dicen los entendidos; yo lo que digo es que me ha gustado mucho y he aprendido también.

    Gracias a tí por tus comentarios!

    Besicos!

  5. Desde luego, que algo pasaba con los profesores, la razón es la que comentas, es que si se dedican a darte fechas y títulos, saltándose la lógica o el hilo conductor, se hace muy difícil la Historia, porque necesitas comprenderla.
    Ya sabes que esta trilogía la tengo en mi poder, y pronto espero leerla. Pero querida, has hecho una reseña como para cogerla inmediatamente, me has transmitido la ilusión tuya.
    Un abrazo con besico incluido.

  6. Está claro que algo pasa a la hora de enseñar la historioa,Icíar; Al recordar mi visita a Pompeya en la que nos acomapañaba nuestra hija, pensé en la vida de Margueritte Yourcenar, siempre de viaje con su padre (era dipomático) que importante fue para que esta mujer tuviese uma imagen tan clara de la historia… Como nosostros no podemos dar la vuelta al mundo, está bien encontrar buenas lecturas, como en este caso la de Posteguillo, para hacernos una idea de como fue la historia.

    Besicos también para ti!

  7. Todavía no comprendo proqué la historia se sigue enseñando tan mal siendo que puede ser divertida; debería haber una revolución y que los niños aprendan historia con canciones, películas didácticas y sobre todo novelas, que es la mejor manera de aprender; me pasa con Vargas Llosa y la historia de Perú, con Gabo y la historia de Colombia, etc. Este libro que recomiendas, y gracias a tu excelente reseña, me dan ganas de leer mucho más sobre las vidas pasadas, que no fueron solo ese bronce que hoy decora una plaza y se llena de cagadas de palomas…

  8. Bueno Roberto, una cosa es como la estudié yo (y me imagino que tu), y otra distinta es como la está estudiando, por ejemplo mi hija, ahora hay más posibilidades (o había, que con los tiempos que corren) ella si ve películas interesantes, y lee libros de la época que está estudiando, incluso ha viajado a muchos lugares, eso hace que estudiar historia se haga mucho más interesante.

    Hace muy poquito he terminado “La caída de los gigantes” y también me ha parecido una forma muy interesante de aprender como se fraguan las dos Grandes Guerras en Europa… Y mucho más amena que como me tocó aprenderla a mí jejjeje.

    Un abrazo!

  9. Como sabes, acabo de leer “Los asesinos del emperador” la última novela de SP. Así que como también imaginarás, ahora estoy enamorado de Posteguillo y voy a por la trilogía de Africanus, por más que pese tres kilos! Gracias por la reseña!

  10. Lo vas a pasar bien Roberto, lo vas a pasar bien!!!

    Yo empezaré en unos días “los asesionos del Emperador” seguro que por tu entusiasmo, también yo lo pasaré bien jjjejejeje!

    Abrazo!

  11. Tan importante es el conocimiento que se quiere transmitir como la manera, la forma, de hacerlo. Hay especialistas que dudan de la necesidad de que exista un género de ‘Novela histórica’ y nosotros creemos que es vital, fundamental, para generar pasión por una materia a la que, a veces, cuesta acercarse por los malos métodos pedagógicos y, en nuestra opinión, cierto distanciamiento social en España (hay muchos otros países, sobre todo Hispanoamericanos, en los que sorprende el grado de conocimiento histórico y la pasión con la que se comparte). Quizá la clave del éxito de Posteguillo, que ha formado una interesante cantera en la que nosotros destacamos a Sebastián Roa, sea esa conjunción de fondo y forma. La trilogía sobre Escipión nos parece magnífica, aunque la tercera entrega, algo más floja a nivel de estilo.

    1. Pues me alegra muchísimo que coincidamos en todo, tanto en el valor en que ponemos a este escritor como en el que debemos poner a la novela historica en general. Creo que mucha gente que durante su etapa escolar ha pasado de puntillas por la historia, después, y gracias a este tipo de literatura, ha profundizado en diversas épocas gracias a autores como Posteguillo.

      Un abrazo !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *