Publicado el

El nombre de Berta, de Andrés Barrero

El nombre de Berta

El nombre de BertaNo hace muchos días, recién terminada su lectura, enseñaba la portada de este libro en mis redes sociales con este título:

“Aprender a cocinar lento, a leer lento, a escribir lento… A querer lento.
Por ahí andará la felicidad”.

Quienes hemos leído las reseñas literarias de Andrés Barrero podemos saber algunas cosas de él, como que es un gran lector, que le gustan los autores rusos, que lee lento, degustando las palabras, los párrafos, los capítulos, que todo sabe exprimirlo para sacar el jugo necesario. Que nunca habla mal de un libro si hay algo bueno que decir de él… Si además hemos leído libros de Andrés el margen de conocimiento se puede ampliar muchísimo más.

Voy a arriesgar y les cuento lo que intuyo del autor a través de sus libros. Que es meticuloso en su escritura, que teniendo en cuenta que escribe desde el pensamiento y la experiencia, la literatura rusa le ha servido más para evocar la esperanza en el ser humano que para deleitarse en el crimen o el castigo. Que valora la familia y lo que ella le aporta, también lo supongo entregándose con todo lo bueno que tiene…. Para escribir como lo hace Andrés, intuyo que es un hombre que va con los ojos abiertos, que mira la vida y a las personas de frente, y que mira desde el cariño y desde el respeto. Solo así ha podido construir a los tres personajes protagonistas que aparecen en esta novela.

“El nombre de Berta”, me parece una novela que sorprende al lector porque es diferente, comprometida, arriesgada, casi osada. También es una novela muy literaria, repleta de referencias de autores, novelas, poetas y hasta reseñas; también, porque parece que va con él, es una novela gastronómica, ya saben… de esa cocina lenta y hecha con cariño, como la literatura que le gusta. Y sí, también es una novela escrita con gafas violetas, las mismas que imagino debe llevar el autor en su vida diaria.

Berta y Bruno, y …

El personaje de Berta me ha resultado especialmente entrañable, con esa vocecilla de su yo interior recriminando cada una de sus actuaciones que tanto me ha confundido al principio del relato. Me ha gustado la fórmula utilizada para contar la historia, capítulos contados por Berta y Bruno de forma alterna, de manera que sabemos lo mismo que los personajes y nos vamos enterando de los hechos una vez ocurridos.

“El nombre de Berta” es un libro en el que son suficientes las 92 páginas en la que nos la presenta esta historia para concluirla de una manera impresionante, incluso diría que brillante. Dejando todo resulto, sin solución de continuidad.

En la vida, como en la novela, por lo general las cosas no son lo que parecen, y es que vivimos muchas veces alejados de la realidad que sufren las personas que se acercan a nosotros por diferentes motivos. En este caso Berta caerá en las redes de Bruno, y no, no piensen que las redes siempre son malas, en ocasiones se utilizan para separar a los elementos dañados y curarlos, sin más pretensiones… Nos dice la contraportada que «El nombre de Berta» no trata de lo que está escrito en sus páginas sino de lo que sienta el lector al leerlas.

Y siendo cierto, no lo es menos que lo escrito también importa, y lo escrito, para quien no quiera ver más allá de las palabras, negro sobre blanco, también dejarán satisfecho al lector, pues no es poesía lo que nos presenta Andrés Barrero, sino una historia durísima en la que nos va introduciendo muy poco a poco, dejando que crezca en nosotros el interés por saber más de cada uno de ellos, de su presente, pero también de su pasado… Y de querer anticiparnos al futuro, incluso de construirlo nosotros mismos, porque leyendo “El nombre de Berta, no nos vamos a querer conformar con ser meros espectadores y que la vida sigue su curso.

Que ya saben que Andrés es compañero de esta casa, pero también les quiero decir que en esta reseña llena de cariño he intentado hablarles de él con toda la objetividad que me caracteriza ;), aunque en cuestión de libros ya todos sabemos que lo que prevalece siempre es la pura subjetividad…

Y por eso no me queda más que decirles que “El nombre de Berta” es una novela muy corta, muy grande y muy recomendable.

 

Un comentario en “El nombre de Berta, de Andrés Barrero

  1. […] RSS feed para los comentarios de esta entrada. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *