Publicado el

¡Escríbelo, Kisch!, de Egon Erwin Kisch

¡Escríbelo, Kisch!

¡Escríbelo, Kisch!Ir a una guerra, escribir el día a día en forma de diario y conseguir que quede con un formato de alta calidad literaria, esto es lo que he encontrado en ¡ESCRÍBELO KISCH! Otro libro muy especial de estos a los que nos tiene acostumbrados la pequeña pero selecta editorial Xordica.

No. No ha sido uno de esos libros que uno se lee en una sentada. Entre otras muchas cosas porque he seguido el recorrido de Kisch con un mapa al lado, no hace demasiado tiempo que estuve en la República Checa y teniendo en cuenta que el protagonista sale de Praga, me pareció interesante sentir que viajaba de polizón en ese tren que le acercaba a esos primeros momentos en que se iniciaba la Primera Guerra Mundial.

¡Qué curioso me ha parecido siempre el inicio de esa Guerra! Quiero decir que los hombres partieron pensando que sería una cosa de unos cuantos días, quizá semanas… ¡Qué bien lo refleja Kisch al parecerle excesivas más de tres o cuatro mudas para meter en aquel saco¡ Esto lo aprendí bien al hacer un viaje por la Bretaña Francesa y leer innumerable literatura sobre esta Guerra y la cantidad de sueños e ilusiones de vida que quedaron enterradas junto con los miles de jóvenes que partieron de esa preciosa zona…

Pero volvamos al tema porque ustedes estarán pensando ¿Porqué habla Susana con tanta familiaridad de este hombre, de este autor? Pues porque como me ha estado pasando con esta serie de autores judíos que ha ido publicando esta editorial, me ha resultado de lo más interesante, tanto que más allá del libro me he interesado, y mucho, por la vida de Egon Erwin Kisch, que así se llama el autor de la obra que hoy les traigo.

Kisch era un judío de Praga, allí estudió, si bien marchó a Berlín para estudiar periodismo. Ya en 1906 trabaja como reportero en un diario local (alemán) de Praga. Allí le pilla, como les decía antes, en 1914, la Primera Guerra Mundial, es movilizado y parte con las tropas a Serbia.

Su diario se inicia un viernes 31 de Julio de 1914: “Cuando tenía diez años empecé a redactar un diario. Hoy, con diez años más, y otras posibilidades expresivas, vuelvo a iniciar la redacción de un diario, movido por varias razones: la sensación de estar viviendo una época histórica, la imposibilidad de exponer ahora desde la óptica periodística las más importantes de mis experiencias y los acontecimientos personales relacionados con la situación política que me han afectado durante los últimos días y que despiertan en mí la esperanza de que continuarán…”.

Y así, narrando el día a día hasta llegar al lunes 22 de Marzo de 2015 en que termina su periplo en esta Primera Guerra en la que participa.

Si el libro es interesante en sí como documento, no lo es menos en la forma de su redacción pues en ese día a día y precipitada redacción, no falta la reflexión ni el buen hacer de su pluma.

No dejen después de interesarse por la vida de este hombre al que se le llegó a considerar ciudadano del mundo…, Praga, Berlín, viajes por la Unión Soviética, Estados Unidos, China, detenido en Berlín y deportado, participó en la Guerra Civil Española, en las Brigadas Internacionales, en 1940 se tiene que exiliar a México, y finalmente regresa, tras la II Guerra Mundial a Praga… Una vida intensa y comprometida que se intuye ya en esas narraciones a modo de diario que hoy les he traído para compartir.

Siempre que disfruto con un libro que ha sido traducido, y no lo noto, me gusta mencionar a quien ha hecho la traducción que en este caso ha sido obra de Rosa Pilar Blanco.

Y creo que ahora sí les puedo decir lo de

¡Feliz Año Nuevo!

Espero que tengan feliz 2019 y que lo reciban con sus familiares,  amigos y, como siempre, lo disfruten con grandes y apasionantes lecturas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *