Publicado el

La desaparición de Annie Thorne, de C. J. Tudor

la desaparición de Annie Thorne

la desaparición de Annie ThorneHace más o menos un año me pasaba por aquí para contaros que había leído un libro que me había dejado un poco patidifusa. Se trataba de El hombre de tiza y lo que parecía una novela normal de asesinatos se convirtió en algo estremecedor que llegó a provocarme pesadillas. 

Tanto me marcó que cuando me enteré de que su autora, C. J. Tudor iba a sacar un libro nuevo, lo pedí enseguida para leerlo cuanto antes. Diré que el ejemplar me llegó hace tres días y que ya lo he terminado. Tanto me apetecía leerlo que terminé por quitar alguna de las lecturas que tenía en la lista de pendientes para ponerlas detrás de esta novela de la que vengo a hablaros hoy. 

Se trata de La desaparición de Annie Thorne. Su protagonista, Joe Thorne, es el hermano de esa chica que le da título al libro. La niña en cuestión desapareció unos veinticinco años atrás, reapareció a los pocos días y, al tiempo, acabó muriendo. Nada sabemos de cómo desapareció, ni lo que pasó para que regresara sana y salva a la casa y mucho menos cómo murió. Al principio del libro nada más que nos encontramos con incógnitas que se irán resolviendo poco a poco con recurrentes viajes al pasado. 

El protagonista de esta historia, Joe, ha vuelto al pueblo donde ocurrió todo aquello. Se ha instalado en una casa donde hace poco una mujer y su hijo fueron encontrados muertos con signos de violencia. Todo indica que ella mató al chico y después se suicidó. Pero a Joe no le importan las habladurías y no cree que vivir en aquella casa sea más peligroso que vivir en cualquier otra, así que se instala allí y comienza su vida como profesor. Y todo ello porque unos días atrás recibió un mensaje en el que decía que estaba volviendo a ocurrir. A su mente llegaron entonces imágenes sobre una antigua mina donde pasaban cosas extrañas y que guarda más secretos de los que debería.

En fin, como veis, La desaparición de Annie Thorne es una novela cargada de misterio que nos mantiene en vela hasta el final, donde descubrimos toda la verdad. Esto puede sonar a cliché, pero es que es así: había muchísimas cosas que no estaba entendiendo —o, mejor dicho, que estaba interpretando de la manera incorrecta— que hacían que no comprendiera la trama real de la historia. Solo al final (y con final me refiero a la última página) entendí lo que estaba pasando, y era algo que no pasó por mi mente en ningún momento de la trama. Sí que es cierto que hay algunas cosas que no me han encajado demasiado y no sé si se debe a que están mal ejecutadas, a que no se explican bien o a que yo no lo he entendido como debería. 

Me gustaría hablar largo y tendido con vosotros sobre ese giro, esa realidad que descubres al final, pero no puedo porque no quiero destriparos lo mejor del libro. Solo diré que es algo que no esperaba, que no tiene absolutamente nada que ver con lo que encontramos en su anterior novela y que hará que muchas personas adoren este libro y que otras tantas lo odien. Porque ese final, esa revelación, no va a dejar indiferente a nadie. 

Cuando me llegó el libro lo abrí con la mentalidad de que me iba a encontrar algo parecido que en su otro libro, pero no tiene nada que ver. Sí que encontramos cosas reconocibles, como la personalidad del protagonista —muy marcada, decrepitosa y amartilleada, tanto que podría llevarle a cometer cualquier cosa— y la descripción de los lugares. C. J. Tudor hace estas descripciones de una manera sutil pero sin perderlas de vista, ya que es muy importante el ambiente en sus novelas. A través de estas descripciones consigue crear un aura tenebroso, caótico, incluso fantasmagórico en algunas ocasiones. No le da miedo describir escenarios desencantados donde los insectos son los protagonistas con tal de que el lector se meta de lleno en esa casa de campo que está medio derruida. Se toma muy en serio la ambientación y eso hace que la historia sea más redonda. 

En definitiva, es un libro que me ha enganchado y que ha sabido jugar con mi mente, con un final que no esperaba para nada y que me hace no sé a qué lado de la balanza posicionar el libro. Será que venía tan predispuesta a encontrarme algo como en su novela anterior que ha roto tanto mis esquemas que ahora mismo no sé ni qué pensar. Creo que necesito un tiempo para digerir todo lo que he leído. Y espero que sea el tiempo suficiente para que esta autora nos vuelva a dar una de sus historias. 

 

Un comentario en “La desaparición de Annie Thorne, de C. J. Tudor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *