Publicado el

La Liga de la Justicia Oscura Integral: A oscuras, de VV.AA.

a oscuras

a oscurasResulta algo complicado comenzar a reseñar este tomazo integral de 576 páginas. Si lo hago es porque me ha gustado, pero ello no quita que hablar de él sea fácil. Y no lo es porque conozco poco a los integrantes de dicha liga, (y eso a los que conozco, que hay otros de los que no tengo ni pajolera idea de quiénes son y que incluso haya algún otro que crea que no pintan nada. –¿Frankenstein? ¿En serio? Sabía que era un agente de S.H.A.D.E., pero meterlo aquí, no sé… Como personaje de S.H.A.D.E, de la liga o de cómic en general, me chirría, me saca de la historia y no me lo creo–.)

En fin, que lo de añadir “oscura” a un equipo de héroes siempre atrae público, pero a mí quien realmente me mola es John Constantine. El mago, el timador, el cínico, el mentiroso, el egoísta y el fumador. Los que hemos leído la saga de Hellblazer no podemos evitar leer cualquier cosa en la que aparezca el inglés de gabardina, ¿verdad? Sí, sí, nunca será lo mismo, ni alcanzará en grupo los niveles en solitario, lo sé, pero,… ¿qué cosa lo es?

Bien, aclarado este tema, vayamos a la cosa en sí.

En la Liga de la Justicia Oscura Integral: A Oscuras, se recogen seis historias. Al acabar una comienza otra, y esto lo sabemos porque aparece el título. Las seis historias bien podrían ser un todo ininterrumpido y no habría mayor problema. El nivel de todas es alto, aunque, El alzamiento de los vampiros me ha parecido la más floja e incluso innecesaria, pero lo compensa el excelente dibujo. En global todas entretienen, que es lo que se busca, y algunas de ellas tienen un muy buen guion (Jeff Lemire es uno de los guionistas, con eso no hace falta decir más).

La mandanga comienza cuando Madame Xanadú, cuyo don es ver el futuro, convoca a Shade (no el S.H.A.D.E. mencionado antes sino un alienígena con un chaleco curioso), Zatanna (la bruja de magia reversa), Deadman (el fantasma de un trapecista de circo), y Constantine. A lo largo de las páginas habrá más personajes que se incorporen al grupo, e incluso algunos cameos (Batman, Superman, Wonder Woman, Cyborg, Flash…) Aunque tal vez se olvide durante la lectura del tomo dado lo coral de la trama, el personaje clave será el de Xanadú, que quiere evitar el terrible futuro que ha visto para la humanidad y cree que si permanecen juntos conseguirán evitarlo.

“El futuro no está decidido. El futuro se está rehaciendo…”

El primer arco, A oscuras, es un muy buen inicio. Una historia que comienza jugando al despiste. Varias mujeres idénticas aparecen de la nada, recitando una especie de poema, sin entender su significado ni cómo han llegado allí… Superman, Wonder Woman y Cyborg acudirán a desfacer el entuerto, pero se marcharán con el rabo entre las piernas…

El segundo arco, El alzamiento de los vampiros, ya he dicho que no es lo mejor del tomo, y mira que me jode con lo que me va el temita vampiro, pero no, mira, no.

En cambio el tercero, La sala negra,  ya nos da lo bueno. Lemire se emplea bien con esta historia, con cuya continuación, La guerra por los Libros de la Magia, forman un todo visual y argumentalmente redondo y que, además, nos permite conocer algo más de Constantine y de su gabardina, así como ser cómplices del guiño a Los libros de la Magia de Gaiman.

El siguiente arco, La muerte de la magia, supone el desenlace de los dos anteriores, con una propuesta en la que nuestros colegas se quedan sin sus “poderes” y Deadman tiene muy mala suerte (no voy a desvelar el motivo, pero no deja de ser irónicamente gracioso).

Por último, tenemos La ciudad del terror, el broche, algo fallido, a un señor tocho de cómic lleno de magia, brujería, vampiros, posesiones, hechizos y encantamientos, demonios, bichos, casas del misterio, héroes y, ah, sí, lo olvidaba algún que otro taco que hacen que este Liga de la Justicia Oscura Integral: A Oscuras no sea recomendable para niños.

El dibujo del español Mike Janín es soberbio y encaja a la perfección con el tono oscuro del volumen. (¡Quiero una commission de su Constantine ya! ¡Y de Zatanna! ¡Y de Deadman! ¡Y de todo lo que quiera!)

En resumen, un cómic básico para aquellos a los que le guste todo esto de la magia (blanca y negra), tratada de forma inteligente, para nada infantil (ni varitas ni Harry Potter ni mierdas de esas), con historias bien elaboradas, personajes con trasfondo y con diálogos que dicen lo que se espera de ellos, sin cortapisas de ninguna clase.

Un cómic muy respetable, con un dibujo de lujo.

Un comentario en “La Liga de la Justicia Oscura Integral: A oscuras, de VV.AA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *