Publicado el

Ortografía escolar de la lengua española

ortografia-escolar-de-la-lengua-espanola

“Ortografía escolar de la lengua española”,  de la Real Academia Española

ortografia-escolar-de-la-lengua-espanola

Siempre me gustó la asignatura de lengua. Recuerdo que en mis tiempos —y cuidado, que no soy tan viejo—, cuando teníamos la EGB y no ESO que tenemos ahora, hacíamos dictados. No sé si se seguirán haciendo, pero era una práctica muy educativa. El profesor o profesora cogía un libro de los suyos, de esos que indicaban “Libro del profesor” y leía lentamente las frases, repitiéndolas dos o tres veces y señalando únicamente las comas, puntos y aparte, puntos y seguido y puntos suspensivos. Me encantaban los dictados. La ortografía ha sido uno de mis puntos fuertes y eran poquísimas las faltas que cometía ya desde pequeño. Otra cosa eran (y son) las tildes. Mi bestia negra. Mi asignatura pendiente. No hay problema con las agudas, llanas, esdrújulas, sobresdrújulas y monosílabos, pero los diptongos, triptongos, hiatos… me pueden.

Por eso, cuando me ofrecieron la posibilidad de hacerme con la Ortografía escolar de la lengua española, no lo dudé. Siempre se puede aprender algo. Siempre. O despejar alguna duda o fortalecer algo ya aprendido o incluso poner a parir a los académicos con las nuevas reglas…

Una vez leído, y, a pesar de no ser un libro de lectura al caso, sería injusto no indicar que, a pesar de llevar en el título la palabra escolar, es un libro perfectamente válido para todo el mundo. Incluso diría que, en ocasiones, es demasiado académico para ser usado por escolares.

En sus 54 páginas la RAE sintetiza en esta Ortografia escolar de la lengua española la mayoría de las reglas ortográficas del español y hace de este librito un manual de consulta a tener siempre al alcance de la mano. No está todo el saber ortográfico, pero  aún así, es un manual muy completo, de fácil lectura y en el que todo lo que está es imprescindible.

Se divide en cinco grandes apartados:

-El uso de las letras.

-El uso de la tilde.

-El uso de los signos ortográficos.

-El uso de mayúsculas y minúsculas.

-Unión y separación de palabras y otros elementos.

En todos he podido sorprenderme con algo que desconocía. Por ejemplo, y como nota más que curiosa, cuando un enunciado es a la vez interrogativo y exclamativo, puede abrirse con uno y cerrarse con otro; también puede utilizarse ambos en apertura y cierre:

¡Cómo te has atrevido? / ¿Cómo te has atrevido!/ ¿¡Cómo te has atrevido!?

O, sin ir más lejos, estos días en los que tanto se habla de la operación del rey, seguro que en los titulares de los periódicos se ven cosas como: “El Rey operado con éxito”.

Pues mal. Muy mal, señores periodistas. Los sustantivos que designan títulos, dignidades, cargos y profesiones de cualquier tipo, van con minúscula: rey, papa, señoría, presidente, doctor, excelencia…

Y es que se lee y oye a tantos periodistas que en teoría deberían escribir y hablar con propiedad, hacerlo tan mal, pero tan mal, que confunden al público. He perdido la cuenta de las veces en las que en la radio oigo decir “habían muchas personas”, por poner un ejemplo. O usar la “r” en vez de la “d” en el modo imperativo…

Por eso, aunque no seamos periodistas ni nos dirijamos a una gran comunidad de oyentes, Ortografía escolar de la lengua española es un libro que no debería faltar en ninguna biblioteca. Porque no es un sesudo ensayo que aburra a las ovejas. No. Son las reglas elementales que se usan en el día a día de nuestra vida. Las reglas que todos y cada de uno de nosotros deberíamos conocer y aplicar desde bien pequeños.

Además, su precio es de risa: cinco (los números entre cero y nueve se escriben con letra en los textos) euros.

Una ganga, práctica, educativa y para toda la familia. Como un huevo Kinder…

Otros libros recomendados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *