Publicado el

Por si me pierdo, de Ana Segarra

Por si me pierdo

Por si me pierdoEs una buena cosa cartografiar los sentimientos: en caso de necesidad, si uno se pierde, agradece tener un mapa que le ayude a encontrar el camino de vuelta. Un mapa, además, con una enorme cruz roja bajo la cual se encuentra el tesoro, dos concretamente, se encuentra a uno mismo y a Ana Segarra dándole la bienvenida a ese lugar confortable que define la poesía en el que se puede ser lo que de verdad se siente que se es. Créanme, leí este libro uno de esos días en los que uno necesitaría más que un GPS para saber dónde se encuentra y fue Ana Segarra quien me cogió la mano y me trajo de vuelta. Es mucho más que un lugar común eso de que hay mucha vida en la literatura. Por si me pierdo debería llamarse Por si nos perdemos, porque aunque es una obra muy personal, es a la vez imposible no verse en sus páginas y verse, además, como a uno le gustaría ser.

Lo bueno de los mapas es que sirven para regresar si uno se pierde, pero también para no perderse. No hace falta ningún estado de ánimo especial para disfrutar de Por si me pierdo, este poemario que redefine ese término tan moderno y tecnológico de la realidad aumentada, porque nos lleva de viaje, nos enseña lugares, nos muestra unas preciosas fotografías de los mismos, añade unas magníficas ilustraciones pero a yodo le suma algo que está mucho más allá de los hiperenlaces y de las capacidades incluso del señor Google, cartografía los sentimientos que acompañaron a esas vivencias, a esas letras, y nos hace partícipes de ellos. Es un libro escrito con la honestidad de quien sabe que la poesía le hace a uno transparente, y no trata de evitarlo.

En Por si me pierdo las palabras toman el lugar de los accidentes geográficos, los versos el de las ciudades, los poemas el de las fronteras, los ríos, los océanos, pero no por eso el texto es menos mapa ni su lectura es menos viaje. Ha sido un verdadero placer leer este libro de Ana Segarra, es un libro que sonríe, aunque no todo lo que contenga sea feliz, un destino al que viajar y que revisitar de tanto en cuanto.

 

Por si me pierdo

Dejo estas notas

por si me voy,

por si me pierdo.

Por si no recuerdo ni mi nombre.

Dejo estos poemas

para acordarme

de lo que me hace feliz.

Quiero que los leas,

Para que tú me lo recuerdes,

si en la noche lloro

 o huyo hacia el mar.

Recuérdame

que fui dichosa.

Que supe apreciar la vida

y que dejaba una parte de mi alma

en cada palabra que tatuaba en el papel.

Andrés Barrero
contacto@andresbarrero.es
@abarreror

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *