Publicado el

Posverdad, de Lee McIntyre

posverdad

posverdad“Señor, cuando cambian los hechos cambio mi opinión. ¿Qué hace usted?”

John Maynard Keynes

Según la RAE, el término posverdad se define como una “distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales.”

Partiendo de este hecho, ¿cómo es posible que esto forme parte de nuestro día a día? ¿Realmente somos sujetos tan fáciles de manipular? La respuesta, según Lee McIntyre, es afirmativa. Pero no es tan sencilla… El autor nos muestra, a través de distintos ejemplos políticos y sociales de actualidad que todos los seres humanos nos sentimos influidos por nuestros sesgos cognitivos. Es decir, que en el momento de creer en algo, siempre entran en juego variables ideológicas: son nuestros sentimientos, opiniones y motivaciones las que nos hacen vulnerables ante una información creada con el objetivo de engañar o influir en nuestras acciones.

Y es que detrás de cada una de ellas, nos explica McIntyre, hay una clara motivación: el poder. Vivimos en una sociedad en la que las ansias por el poder de unos pocos, que dominan el panorama social y político sin importar lo que tengan que hacer para conseguirlo, parecen ser lo más importante. Y este es el origen de la posverdad, que a pesar de ser un concepto actual, se remonta muchos años atrás. A esos momentos en los que el sistema empezó a controlar todas nuestras acciones y dominar nuestros pensamientos.

En Posverdad, McIntyre no solo nos destapa algunas de las mentiras más grandes de las políticas de Trump o las medidas tomadas ante el cambio climático, sino que nos hace reflexionar acerca de lo que está por venir. Y me ha encantado cómo ha hecho que me cuestione todo, también poniendo en evidencia las debilidades que todos tenemos y los errores que cometemos, incluso de forma deliberada. Eso que nos ha llevado irremediablemente a la era de la posverdad. Y cómo lo expone de una forma tan limpia, sencilla y objetiva, revelando claramente todas sus fuentes y no dejando lugar a la interpretación: colocando siempre a la ciencia en el lugar que debe ocupar. Y así nos va revelando verdades escondidas, ocultadas por aquellos más interesados, cómo funcionan nuestros cerebros ante el engaño, la falsedad y cómo nuestras creencias, emociones, pensamientos y sentimientos juegan un papel clave en la forma en la que construimos nuestra realidad.

Como ya afirmó George Orwell: “El propio concepto de verdad objetiva está desapareciendo del mundo. Las mentiras pasarán a la historia.” Si esto es así, ¿no hay ninguna forma de combatir la posverdad? Al final del libro, McIntyre nos muestra la única vía de escape ante este grave problema actual: ser escépticos, investigar siempre las fuentes y no dejarnos llevar por nuestra ideología. Porque aunque siga habiendo grandes conglomerados mediáticos, partidos políticos y líderes de opinión a los que les siga favoreciendo la posverdad y las noticias falsas, si no tienen en quién influir… quizás se terminará acabando esta etapa. O no, quién sabe… Pero al menos lo habremos intentado.

Y para terminar la reseña, me gustaría avisaros que una vez que os sumergís en este tema, ya no hay vuelta atrás. Al menos, a mí me ha ocurrido esto después de leer Posverdad. Si ya quería profundizar en este tema, que me tiene obsesionada por todas las cuestiones psicológicas que hay detrás, después de la lectura ya es una necesidad. Es vital cuestionarnos todo, sobre todo las noticias que leemos, y mucho más en una época en la que parece que premiamos y obviamos la mentira. En la que parece que no habrá consecuencias, a pesar del daño colateral que se cause. Y es un problema que deberíamos atajar desde su raíz.

“Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que se publique: todo lo demás son relaciones públicas.”

George Orwell

 

 

 

Un comentario en “Posverdad, de Lee McIntyre

  1. […] RSS feed para los comentarios de esta entrada. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *