El problema de la consciencia

Reseña del ensayo “El problema de la consciencia”, de Miguel Ángel Sebastián

¿Conoces la película El Dragón Rojo? Tiene una escena que no he conseguido olvidar. Un comensal sentado a la mesa sorbe un poquito de caldo. “No está nada bueno”, dice. Entonces te descubren que está medio sedado y tiene quitada la parte de arriba del cráneo, con el cerebro al descubierto. Su torturador, el psicópata Hannibal Lecter corta un trozo de cerebro, lo fríe y se lo da de comer sin que lo sepa. “Está bueno”, musita. Y la espectadora se pregunta: ¿A qué sabe? Lo que es seguro es que no sabe al caldo, porque uno está bueno y el otro no.… Leer la reseña completa del libro "El problema de la consciencia" “El problema de la consciencia”

La cabellera femenina

Reseña del libro “La cabellera femenina”, de Erika Bornay

Mientras me dispongo a escribir algunas líneas sobre el libro que hoy me ocupa, observo su portada detenidamente. La obra representada, Sol ardiente de junio, pertenece a Frederic Leighton (1895). En ella, se muestra a una joven de sinuoso vestido anaranjado durmiendo en su cama. Con la cabeza apoyada sobre el brazo, la larga cabellera pelirroja reposa y se extiende hacia atrás permitiendo revelar su rostro descubierto. De la mujer retratada destacan, como elementos de atracción de alta sensualidad, la transparencia del vestido que adivina un pecho, el cuello despejado y, precisamente, su frondosa y larga melena.… Leer la reseña completa del libro "La cabellera femenina" “La cabellera femenina”

La voz a ti debida. Razón de amor. Largo Lamento

Reseña del libro “La voz a ti debida. Razón de amor. Largo lamento”, de Pedro Salinas

La voz a ti debida. Razón de amor. Largo lamento

En un momento en el que nos planteamos el concepto del amor romántico, que lo deconstruimos y lo exploramos desde otras opciones, muchas de ellas, más ligadas al individualismo y al final del amor en sí, opino que se hace urgente retomar lentamente la lectura de la poesía amorosa de Pedro Salinas. No se trata de perpetuar la idea de una relación amorosa basada en algo incuestionable e inmutable, pero sí desde luego para manifestar que el amor no es una cuestión que se pueda elegir a la carta a través de algoritmos preconcebidos en una aplicación (prefiero no mencionar incluso la idea de prejuicios y dogmas ajenos vertidos con a saber qué interés y que puedan cuestionar dicho concepto de amor).… Leer la reseña completa del libro "La voz a ti debida. Razón de amor. Largo Lamento" “La voz a ti debida. Razón de amor. Largo Lamento”

Las vidas, de Giorgio Vasari

Imagina por un momento que, en un punto de plenitud creativa, decides biografiar y anotar las vidas de los más excelentes artistas de nuestro tiempo. No nos engañemos, no estamos en el pináculo de nuestra capacidad artística, así que sintiéndolo, ya no por ti que has intentado imaginarte como la biógrafa o el biógrafo del arte de tu tiempo, sino por lo mediocre de este, pero esa compilación de vidas quedaría bastante pobre. Ahora prueba a imaginar cómo sería, ya no solo biografiar a los artistas del Renacimiento, sino encima vivir en su propio tiempo, ser partícipe de esa explosión de creatividad máxima, de oler, tocar y sentir cada lienzo, escultura o elemento arquitectónico que te rodea.… Leer la reseña completa del libro "Las vidas, de Giorgio Vasari" “Las vidas, de Giorgio Vasari”

Las hijas de Lilith, de Erika Bornay

Cuando alguien se decanta por estudiar Historia del Arte lo que más justifica su decisión suele ser la belleza que descubrirá en cada lección, en cada obra de arte que le contará mil y una anécdotas, todas ellas con un componente bello. Las fechas, la técnica, los movimientos vienen después, pero lo hermoso que se desprende del arte y de la acción de adentrarse en ello destaca por encima de todo. Otro factor imprescindible para acercarte con goce y placer a los recovecos artísticos recae en la figura magistral de quien te ofrece los contenidos. Es decir, la maestra o maestro.… Leer la reseña completa del libro "Las hijas de Lilith, de Erika Bornay" “Las hijas de Lilith, de Erika Bornay”

La ciudad y los perros, de Mario Vargas Llosa

la ciudad y los perrosHará unos diez años, leí Travesuras de la niña mala, publicada en 2006. Fue mi primer acercamiento a Mario Vargas Llosa y, la verdad, me dejó bastante fría. Sin embargo, dos de sus novelas han estado todo este tiempo en mi lista de pendientes: Conversación en La Catedral y La ciudad y los perros. ¿Es casualidad que sean dos de sus tres primeras obras? No lo creo. Aunque mucha gente piensa que los primeros escritos de un autor suelen ser los peores, en mi opinión, son los más auténticos: en ellos plasman lo que de verdad les remueve por dentro; quizá por eso me suscitan especial interés.… Leer la reseña completa del libro "La ciudad y los perros, de Mario Vargas Llosa" “La ciudad y los perros, de Mario Vargas Llosa”

Entremeses, de Miguel de Cervantes

La literatura dramática está sujeta y condicionada a su puesta en escena y el mensaje debe captar al momento la atención del público al que va dirigido. No hay vuelta atrás ni modo alguno de desarrollar un instante, un gesto, la entrada o salida de escena de un personaje, ni tan siquiera una palabra pronunciada con tal o cual énfasis. Todo queda irremediablemente ligado a la representación directa; de un lado, quien interpreta, del otro, quien escucha y observa. Dicho de otro modo, y empleando una bellísima metáfora del dramaturgo Peter Brook, «el teatro es como el vino: si no es bueno en el preciso momento en que se toma, está perdido».… Leer la reseña completa del libro "Entremeses, de Miguel de Cervantes" “Entremeses, de Miguel de Cervantes”

Miau, de Benito Pérez Galdós

Que la historia de España parece sacada de una obra de ficción, a veces no parece tan descarado afirmarlo. En más de una ocasión, incluso, más cercana a un sainete por el espectáculo que damos. Ahora, esto ni es malo ni tampoco exclusivo de nuestro país. Sin remontarme a siglos pasados donde ya quedaba manifiesto la actitud y estado de la población a través de la picaresca o la comedia, es a raíz del naturalismo literario francés por Zola o el verismo en Italia por Giovanni Verga donde las novelas reflejaban más fidedignamente el comportamiento de la sociedad de como lo pudiera mostrar cualquier libro de historia.… Leer la reseña completa del libro "Miau, de Benito Pérez Galdós" “Miau, de Benito Pérez Galdós”

¡Absalón, Absalón!, de William Faulkner

¡Absalón, Absalón!Ya le conté en otra reseña anterior como conocí a Faulkner. Lo de los azotes en el culo y todo eso. Bien, pues vamos a decir que El Jefe y yo empezamos nuestro idilio muy poco a poco, como me habían recomendado. “Éntrale por Santuario. Con el tiempo prueba El Villorrio, Luz de agosto o Mientras agonizo y cuando le tengas en el bote ataca El Ruido y la Furia. Luego, dale aire. Pero NUNCA, ¡NUNCA!, bajo ningún concepto, te atrevas antes de tiempo con ¡Absalón, Absalón!

Y así lo hice. Y tenían razón. Porque esta novela, para mí, es el Everest de Faulkner, aunque algunos digan que no.… Leer la reseña completa del libro "¡Absalón, Absalón!, de William Faulkner" “¡Absalón, Absalón!, de William Faulkner”

La dama duende, de Pedro Calderón de la Barca

La dama duendeA mí dame un Calderón, un Lope o un Rojas Zorrilla y ya me tienes ensimismado durante toda la obra. Ya sea en la butaca del teatro o en el sofá de mi casa. Y es que con el teatro barroco español, el que llamamos del Siglo de Oro, me sucede que, por su riqueza léxica, la amplitud de posibilidades a las que somete la lengua y el enredo de sus acciones resulta embaucador. A veces, desde el primer verso despejo la mente hasta tal punto que solo queden grabadas a fuego esas primeras palabras, a saber: «Amor, no te llame amor el que no te corresponde […]» (El caballero de Olmedo, Lope de Vega).… Leer la reseña completa del libro "La dama duende, de Pedro Calderón de la Barca" “La dama duende, de Pedro Calderón de la Barca”

Cuentos fantásticos, de Benito Pérez Galdós

Cuentos fantásticosSi creciste durante los años ochenta, seguro que te acuerdas bien de las pesetas y de que salían personajes históricos en los billetes. El de diez mil lo veíamos poco, pero el señor que salía en él era el mismo que el de las monedas y lo conocíamos todos: Juan Carlos I, rey de España. ¿Y el billete de mil pesetas? Ese nos lo cruzábamos más a menudo. Yo recuerdo perfectamente al hombre con bigote que aparecía en él, pero nunca me fijé en su nombre. Ni idea de quién era. Dos décadas después, con la peseta ya extinta, me enteré de que ese hombre era Benito Pérez Galdós, uno de los escritores más célebres de la literatura española, del que yo ya había leído obras como Marianela y Fortunata y Jacinta.… Leer la reseña completa del libro "Cuentos fantásticos, de Benito Pérez Galdós" “Cuentos fantásticos, de Benito Pérez Galdós”

Hamelin. La tortuga de Darwin, de Juan Mayorga

Ponerse delante de un texto de Juan Mayorga, sea cual sea su naturaleza, es todo un reto para el lector y un impagable placer para el espíritu. No siendo algunas de las veces de lectura ligera, la conexión entre libro y lector fluye, sin embargo, directa y gozosa las muchas otras. En la ceremonia de ingreso en la RAE que tuvo lugar este ya expirado 2019, Mayorga, frente a aquel muestrario prehistórico, leyó una de sus tesis más logradas sobre la defensa e importancia del silencio, pieza fundamental no solo en el teatro, sino también en la vida cotidiana. Aquella lectura sincera, pausada a veces para poder beber agua, arrojó sobre el Salón de Actos de la RAE un discurso magistral de convivencia entre la voz y el silencio que «laten cada uno en el otro» y hacen que despierte el deseo entre ambos.… Leer la reseña completa del libro "Hamelin. La tortuga de Darwin, de Juan Mayorga" “Hamelin. La tortuga de Darwin, de Juan Mayorga”