Publicado el

Semblanza 08: Federico García Lorca

Federico García Lorca

75 aniversario de la muerte de

FEDERICO GARCÍA LORCA

 

Federico García Lorca

 

En los albores de la Guerra Civil Española, el 18 de de Agosto de 1936, el Gobernador Civil de Granada dio la orden de detener y ejecutar a Federico García Lorca, y así, la madrugada del día 19 se privó a todas las generaciones posteriores de poder disfrutar de la evolución de uno de los artistas más completos, en el más amplio sentido de la palabra, que ha dado este país.
Con un fragmento de “Alma ausente”, me sirvo de sus propios versos, describo lo que las buenas gentes sintieron por su muerte:

“… Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace,
un andaluz tan claro, tan rico de aventura.
Yo canto su elegancia con palabras que gimen
y recuerdo una brisa triste por los ollvos.”

Federico_Garcia_Lorca_familiaFederico García Lorca, nació en Fuente Vaqueros (Granda) un 5 de Junio de 1898, hijo de un hacendado y una maestra de escuela que fomentó en el poeta el amor por las artes en general, Federico llegó a ser alumno de Manuel de Falla y no hay que olvidar su gusto por la pintura.

 

Como muchos escritores, Federico tuvo una infancia enfermiza y sedentaria que le acercó a grandes autores como Miguel de Cervantes o Victor Hugo. Tras acabar sus estudios de bachillerato se matriculó, sin demasiado interés, en la Facultad de Derecho de Granda, pero una necesidad de ampliar horizontes le llevó hasta la  Residencia de Estudiantes de Madrid en la que pasaría diez años (1918-1928) imbuyéndose, como si de una hombre del renacimiento se tratase,  de todo aquello que le rodeaba, de la vida bohemia y de las creaciones de sus compañeros de residencia entre los que destacan, por la amistad que llegaron a trabar, Buñuel, Dalí y Alberti.

Regresó a Granda donde finalmente se licenció en Derecho.

02granada_Alhambra2Granada, calle de Elvira,
donde viven las manolas,
las que se van a la Alhambra,
las tres y las cuatro solas.
Una vestida de verde,
otra de malva, y la otra,
un corselete escocés
con cintas hasta la cola.


Licenciarse en Derecho no desvió a García Lorca de su necesidad vital de crear, sobre todo en el terreno literario, y sería la Generación del 98 la que ejerciera sobre él una mayor influencia, pero para un andaluz, y sobre todo para este granadino, lo que marcaría claramente su vida y su obra sería el folklore y la tradición oral, apoyada en la visión crítica y realista de una España que le había llegado de sus lecturas de Benito Pérez Galdós, Unamuno y Ortega y Gasset.

 

De este profundo conocimiento de la realidad surge lo mejor de Lorca, ya que sus obras de teatro son un retrato dramático, trágico y poético de esa España a la que ama profundamente, y que le harán pasar a la historia como uno de los mejores autores de teatro que ha dado este país. La evolución del autor en sus últimos diez años de vida, desde ese 1927 de  “Mariana Pineda”, pasado por “Bodas de sangre” (1933), “Yerma” (1934) o “Doña Rosita la soltera” (1935), a 1936 en que se publicase “La casa de Bernarda Alba”, nos llevará a ver su transformación: De gran escritor a auténtico genio de las palabras.

 

casa-de-bernarda

Pero alguien con tanta sensibilidad como García Lorca debía llevar la poesía en las venas, y si los poetas alcanzan su plenitud conforme avanzan en la vida y en la experiencia existencial ¿Hasta dónde podría haber llegado, si ya en tan pocos años logró situarse en la cima de la Generación del 27?

 

Es lógico pensar que nuestro autor bebiese de fuentes que reflejan lo mejor de la tradición poética española: Lope de Vega, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, Valle-Inclán, Rubén Darío, Azorín y Manuel Machado, y la tradición folklórica siempre presente, siempre formando parte de su propia esencia.

lorca-arbolNo salgas, paloma, al campo,
mira que soy cazador,
y si te tiro y te mato
para mí será el dolor,
para mí será el quebranto,
Anda, jaleo, jaleo:
ya se acabó el alboroto
y vamos al tiroteo.

En sus primeros poemas de juventud vemos a un Lorca desesperanzado y triste,  que va afianzándose poco a poco, llenando sus poemas de símbolos y metáforas, y estallando definitivamente con ese “Romacero gitano” en el que aborda la vida de un pueblo que vive al margen de la sociedad, que se ve perseguido por la autoridad y reprimido en sus usos y costumbres.

“Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.
Con la sombra en la cintura
ella sueña en su baranda,
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Verde que te quiero verde.
Bajo la luna gitana,
las cosas la están mirando
y ella no puede mirarlas…”

 

Lorca, siempre pendiente de la forma de vida de los marginados y reprimidos como luego haría más patente aún en “Poeta en Nueva York”, donde se acercaría a otras minorías, judíos y negros,  que junto con la visión del progreso y la nueva civilización que descubrió en esa gran ciudad, marcaría el resto de su poesía, un mal sueño que solo podía expresar a través de ese nuevo movimiento llamado surrealismo.

 

Multitud_en_nueva_york1New York

Debajo de las multiplicaciones
hay una gota de sangre de pato.
Debajo de las divisiones
hay una gota de sangre de marinero.
Debajo de las sumas, un río de sangre tierna;
un río que viene cantando
por los dormitorios de los arrabales,
y es plata, cemento o brisa
en el alba mentida de New York.
Existen las montañas, lo sé…

En toda la obra de García Lorca se refleja una profunda angustia que entiendo que era debida a la lucha por la aceptación de su condición de homosexual en un tiempo de moral rígida y exigente que tan bien recrea en “La casa de Bernarda Alba”, al tiempo que, osado como era, publica su conocida Canción del Mariquita

El mariquita se peina
en su peinador de seda.

Los vecinos se sonríen
en sus ventanas postreras.

El mariquita organiza
los bucles de su cabeza.

Por los patios gritan loros,
surtidores y planetas.

El mariquita se adorna
con un jazmín sinvergüenza.

La tarde se pone extraña
de peines y enredaderas.

El escándalo temblaba
rayado como una cebra.

¡Los mariquitas del Sur,
cantan en las azoteas!

En el último libro publicado sobre García Lorca “Las trece últimas horas en la vida de García Lorca”, de Miguel Francisco Caballero Pérez, se pueden ver las fotografías de todos aquellos que intervinieron en la detención y muerte del poeta, habiendo comentado este autor que ““A los autores intelectuales de su muerte hay que buscarlos en una familia, los Roldán, con los que la familia del poeta estaba enemistada de muy antiguo. Habían librado durante mucho tiempo luchas económicas y de poder, habiéndoles retratado el poeta muy ácidamente en su obra “La casa de Bernarda Alba”” (Heraldo de Aragón)

Las palabras escritas por su mano son en definitiva, y según parece deducirse de las manifestaciones tanto de Ian Gibson (su más fiel biógrafo) como de Caballero, las que llevaron a García Lorca a esa injusta muerte junto a algún camino en el trayecto entre Viznar y Alfacar, o quizás en los Llanos de Corbera; Alguien cambió sus palabras por munición cobarde, pero ni la muerte, ni el tiempo, ni el ruido de los sables han silenciado la obra y el universo Lorquiano.

2006_08_18_sec_univ_1

Susana Hernández

Otros libros recomendados

4 comentarios en “Semblanza 08: Federico García Lorca

  1. Gran entrada Susana. Los poemas elegidos me han encantado, y mira que prefiero al Lorca dramaturgo. Me llena más. Y es que el triángulo que forman Bodas de sangre, Yerma y La casa de Bernarda Alba es impresionante. No sé cuántas veces he podida leerlas.
    Besotes!!!

  2. Reconozco que nunca me he leído un libro completo de García Lorca y no es que no me guste, al contrario. Pero conozco su trabajo a través de la “voz popular”, que no es un mal modo de conocerlo, y eso hace que me dé pereza coger un libro suyo. Procuraré ponerle remedio.

    Un beso guapa.

  3. Gracias Margarita!

    Yo he ido descubriendo al Lorca poeta poco a poco, ya que siempre había pensado como tu, sobre todo con La casa de Bernarda Alba, que para mí es una obra excepcional.

    Perdona por el retraso en contestar pero las vacaciones se han alargado un poquito más de lo que pensaba.

    Besicos!

  4. Tienes razón Ana. Todos creemos conocer a Lorca, ¿Quien no ha visto una represnetación de alguna de sus obras? ¿Quien no ha recitado alguna vez alguno de sus poemas? Ese es el gran valor que tiene este poeta, como lo tienen otros muchos poetas españoles, hombres que, aun poseyendo una gran cultura, saben llegar al pueblo con una voz clara y cercana.

    Un besico también para tí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *