Una corona de huesos dorados

Reseña del libro “Una corona de huesos dorados”, de Jennifer L. Armentrout

Una corona de huesos dorados

¿Qué tiene la saga de De sangre y cenizas que me enamoró desde el primer instante? En primer lugar, la pareja protagonista es la bomba, encajan a la perfección y viven un enemies to lovers brutal, de los mejores que he encontrado en la literatura. Poppy es maravillosa, es dulce, valiente, guerrera, atrevida cuando la situación lo requiere y muy tenaz. ¿Y Hawke? Sobran las palabras. Es una fantasía sexual hecha realidad, es pícaro, es tremendo, es un príncipe pero también un diablo. Es protector, es buena persona, es apasionado y el mejor amante. Y ante todo es justo, leal y defiende lo que es suyo y a los suyos.

Editorial tradicional y autopublicación Libros y Literatura

Y en segundo lugar, cada libro supera al anterior, hay acción cuando debe haberla, diálogos que te enganchan y te mantienen con el corazón en un puño, escenas subiditas de tono en su justa medida y personajes secundarios interesantes. Y por último, fantasía y criaturas sobrenaturales de todo tipo, una trama que cada vez se enreda más, muchos secretos por destapar, tropecientos giros argumentales que dejan al lector con la boca abierta y finales de infarto.

Sí, como el final de Un reino de carne y fuego, que me dejó estupefacta. Pero lo mejor es que el libro que hoy os traigo, Una corona de huesos dorados, tercera parte de esta magnífica saga, comienza exactamente donde terminó el anterior. Y debo decir que este inicio me ha encantado, más incluso que el del anterior tomo, ya que este, a pesar de tener también muchísima acción que lleva de una situación a otra y a eventos y comportamientos inesperados y peligrosos, lo he encontrado más sentimental por lo que Poppy transmite al lector. Ella nos abre su corazón y nos muestra todo lo que es Hawke para ella después de todos los momentos terribles y al mismo tiempo hermosos que han vivido juntos. 

Sin embargo, después de esos primeros capítulos, todo es una montaña rusa tanto para Poppy como para el lector. Y no os miento al decir que he sufrido mucho a lo largo de las páginas, porque no dejan de ocurrir cosas, y todas muy sorprendentes e inesperadas. Creedme, es cierto que cada libro supera al anterior y este no es la excepción. Jennifer L. Armentrout lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a enredarnos en esta historia, en su trama cada vez más intensa y repleta de sentimientos, de amistad, de amor, de pasión, de temores, de valor y de valores, y de personajes que te llegan al alma y ahí se quedan porque lo merecen.

No puedo hablar sobre lo que acontece en este tomo porque sería un spoiler tras otro, pero sí os puedo decir que la trama se vuelve aquí cada vez más madura, más sentida y también más enrevesada. Sigue habiendo frentes abiertos y objetivos que alcanzar, pasan cosas, cosas clave, pero no creáis que aquí vamos a resolver muchas incógnitas. No. Este libro es un puente a lo que está por venir. ¡Y menudo puente! 

En mi opinión, lo mejor de este volumen ha sido, por un lado, la ambientación, que es mejor aún si cabe que en los anteriores tomos porque la autora nos lleva de la mano por diferentes lugares y los podemos sentir en nuestras venas y en nuestra piel junto a los protagonistas; y por otro lado, la intriga que ofrece, el ritmo trepidante,  las sorpresas que proporciona, tan inesperadas como viscerales, y el desarrollo de ciertos personajes: héroes y villanos. Sí, porque sin malvados no existen las buenas historias. Y aquí los malos tienen mucho que decir, mucho que demostrar y consiguen que el lector comprenda sus actos aunque no los comparta.

En definitiva, este libro ha sido para mí un infarto tras otro, no dejar de hacerme preguntas y pensar a todas horas en la historia. Y es que Una corona de huesos dorados es un claro ejemplo de adicción, que me ha mantenido despierta hasta las tantas y me ha empujado a buscar respuestas sin descanso junto a Poppy para intentar comprender el por qué de muchas cosas.

¿Has escrito un libro y quieres que lo leamos?

Poppy nos sigue demostrando que es una espléndida protagonista, curiosa y extremadamente fuerte por dentro y por fuera. ¿Y Hawke? Él permite aquí que el lector le quite poco a poco las capas que ocultan su verdadero ser, porque es un gran hombre con buenos y grandes sentimientos. 

Sin duda, Jennifer L. Armentrout se ha vuelto a coronar acercándonos a su prosa viva, directa y elaborada que nos va preparando poco a poco para que entendamos cada punto hasta llegar a ese apoteósico final. Un gran plot twist que me dejó exhausta, loca, ansiosa y totalmente necesitada de ese siguiente volumen que aún tardará unos meses en llegar: La guerra de las dos reinas. 

Deja un comentario