Publicado el

Vampiros. Guía de supervivencia

Vampiros: guía de supervivencia

Vampiros: Guía de Supervivencia, de Manuel Jesús Zamora

Vampiros: guía de supervivencia

 

El libro del que hablaremos hoy, jóvenes cazavampiros, -Gutiérrez, que le veo-, no es un libro propiamente dicho, sino una recopilación de documentos recopilados por la organización secreta El Círculo de la Estaca y el Tajo o CE&T a lo largo de los 250 años de existencia de la misma.

Ésta sociedad fue la que, en un intento de prevenir a la población sobre la plaga que se cernía (y se cierne) sobre nosotros, entregó anónimamente a una serie de escritores estos documentos para que, basándose en unas directrices (no adulterar la información proporcionada y no desvelar la anónima procedencia) hicieran buen uso de esos documentos. De ese modo surgió Drácula, de Bram Stoker.

Vampiros. Guía de supervivencia hace un recorrido desde los orígenes de la humanidad, preguntándose sobre la aparición del primer vampiro. ¿Fue resultado de la evolución o fue otra especie distinta surgida a la par que el hombre de Neandertal? Distingue también el homo vampyrus (el vampiro originario puro y extinto hoy en día) del vampyrus vulgaris (el que camina actualmente por nuestras calles) y aporta pruebas arqueológicas, artísticas (graciosa la manipulación de un dibujo egipcio en el que se incluye un vampiro vistiendo ropa negra de estilo moderno) y mítico-culturales de la existencia de ambos.
El CE&T se muestra realmente preocupado ante la admiración que en la actualidad los vampiros causan entre los jóvenes, imitando estos la vestimenta y aspecto de las criaturas de la noche, haciendo muy difícil la identificación de un vampiro real de otro que no es sino un humano disfrazado. Explica también que todos los logros que ésta sociedad secreta había logrado durante la Edad Media se vinieron abajo con el Siglo de las Luces y la preponderancia de la razón y la ciencia frente a la oscuridad y expresa su alivio cuando el Romanticismo consiguió que se volviera a hablar del vampiro.Ha habido tantos tipos de nosferatus como imaginaciones capaces de pergeñar historias en las que situarlos. Tanto las ficciones como los temores de campesinos y las supersticiones locales a lo largo de los años han acabado desvirtuando la esencia del vampiro y han provocado mutaciones en lo que es el vampiro: vampiros que no pueden ver el sol, vampiros inmunes al sol, vampiros que se reflejan en los espejos, vampiros que no, vampiros a los que les afectan los crucifijos, vampiros que no… Hay tantas variantes, que se ha perdido el conocimiento del vampiro verdadero, el que camina entre nosotros y no perdona ni se apiada de su víctima.
Por eso ésta guía es un conjunto de saberes necesarios ya que, si te encuentras con un señor de la noche, la improvisación no vale de nada si ésta no tiene una base sólida y sustentada en el conocimiento antivampírico.

¿Cómo se vampiriza? ¿Qué cualidades tiene un vampiro? ¿Cuánto hay de verdad y cuanto ha sido adulterado por el cine y la literatura? ¿Tienen emociones? ¿Cómo acabar con un vampiro? ¿Con qué armas? ¿Cómo proteger nuestra vivienda? ¿Cuándo y cómo cazar a un vampiro? ¿Cómo eliminar su cuerpo?…  Preguntas todas con respuesta. (Respuestas acompañadas por un conjunto a veces mareante de notas, apuntes, aclaraciones a las notas,…) Lo dicho, una guía que indica paso por paso desde la forma de identificar a un no-muerto hasta la manera de enviar al infierno del que nunca debió salir tal pútrido ser  y deshacerse del cadáver sin acabar en la cárcel.

En conjunto es una lectura interesante, pero también es verdad que no aporta mucho de nuevo a los lectores más versados en el género vampírico. Tal vez pueda ser útil a aquellos lectores jóvenes que hayan crecido al amparo de Crepúsculo y similares y cuyo único concepto de vampiro sea el de una criatura romántica, enamorada y sufriente. Serán esos lectores los que más puedan aprender y por los que mayor bien hará Vampiros. Guía de supervivencia.

A pesar de que la guía está escrita en un tono serio y academicista, es del todo risible el caso del vampiro andaluz. Decir que el ajo no repele al vampiro oriundo de la región de Andalucía porque el gazpacho casi lo tienen en sangre y por tanto son inmunes al ajo, es tirar piedras contra el propio libro.

La última parte de Vampiros. Guía de supervivencia la forman tres o cuatro relatos de diversas épocas en las que los supervivientes a un encuentro con vampiros narran sus peripecias. Es una de las mejores partes, lástima que se quede corta. Después de 250 años de existencia de CE&T bien podrían haberse recogido unos cuantos casos más que dotaran de mayor credibilidad al conjunto del libro en una parte crucial de éste.

Puntos negativos: la tosquedad de algunos dibujos cumple la función explicativa que pretenden, pero en ocasiones rompe el tono serio del libro y lo torna infantil. (Sabemos lo que es una lombriz, un pulpo, una cucaracha, un tiburón… no hace falta que me lo dibujes).

Las faltas ortográficas hacen brotar sangre por los ojos: “absorver”, “mientras más” en lugar de cuanto más, “envestir”, “envestidas”… ¿No hay un corrector en la editorial?En resumen, un libro de fácil lectura, con partes más entretenidas que otras, que aleccionarán más a un público joven que a otro curtido en mil cacerías de vampiros, pero que conviene tener siempre a mano y en un lugar localizable.

Un comentario en “Vampiros. Guía de supervivencia

  1. Un poco descarada la copia, ¿no? Hay un paralelismo bestial entre esta novela y la de Max brooks; salvo que la de brooks trata de zombies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *