Aki y El Inmortal

Reseña del libro “Aki y El Inmortal”, de Silvia Normand de Uriarte

Aki y El Inmortal

Siempre pienso que si alguien que no me conozca demasiado viese mi historial de pelis y series en las distintas plataformas se quedaría bastante alucinado. Y es que tengo una tendencia loca a mezclar géneros de lo más dispares. Eso sí, tengo una predilección especial y para nada secreta que son las series y películas de adolescentes. Me rechiflan esas series de institutos, jóvenes y tramas imposibles. Quizás porque hay en mí una eterna adolescente, quizás porque trabajo a diario con ellos o porque luego me gusta comentar las series con mis sobris. El caso es que disfruto mucho desconectando de vez en cuando con ellas. Cuando recibí Aki y El Inmortal y leí la sinopsis me alegré mucho: esta novela de Silvia Normand de Uriarte tiene todos los ingredientes que necesito para evadirme de la realidad y olvidar esta vida adulta, en ocasiones tan aburrida.

Como habréis adivinado, la protagonista de esta novela es una adolescente. Silvia Normand nos lleva a la ciudad de Alba, donde vive Aki, una chica sin ilusión ni aspiraciones. Como cualquier otra mañana, Aki Eneas Faurie se dirige al instituto, un centro muy prestigioso donde estudia la élite. Y aunque Aki no esté forrada de dinero como la mayoría de sus compañeros, su padrino insistió en matricularla en el centro a los seis años. Fue él quien la arrancó de la vida semisalvaje que llevaba con su familia en el bosque y que tanto echa de menos para llevársela a esa ciudad fría que la ahoga.

Esa mañana, sin embargo, cambiará la vida de Aki. Un impacto en el hombro, un cruce de miradas y de repente, un flechazo. Ahí está Haze, un chico nuevo, extranjero, tan guapo que no puede ser de este planeta. Eso sí, su belleza es proporcional a la indiferencia que le dedica a Aki.  Sin embargo, hay algo en él que la atrae sin remedio. Esos ojos verdes que parece que pueden leerle la mente, ese escalofrío que recorre su espalda cuando lo ve. Es como si, de algún modo, ya le conociese.

Aki tiene ya bastantes problemas en su vida como para colarse así por un desconocido. Desde que Amy, su hermana mayor, murió, la vida en casa es una pesadilla. Las notas van cada vez peor y Ricardo, el profesor de literatura, no hace más que hacerle la vida imposible. Lo único bueno que tiene Aki es a su hermana pequeña, a su mejor amiga Hannah y a su padrino Sensei, el director del Instituto donde acude Aki: el Instituto Supremo Fatum. También es la persona que lleva cuidando de ella, con devoción y dedicación, prácticamente toda la vida. El único motivo por el que es capaz de sentirse especial es porque, para el maravilloso Sensei, un hombre que bien podría ser un dios griego, ella es su elegida. Un hombre espectacular, de larga melena negra, con facciones únicas, que no deja de protegerla y de agasajarla y por el que Aki no puede evitar sentir demasiado.

Pero Haze, el chico nuevo, ha llegado para desestabilizar aun más su vida. Él es el chico en el que, extrañamente, ha estado pensado toda su vida. A quien dibuja en sus libretas, quien le ha acompañado siempre. Y ahí está, ante sus ojos. Con esa imperturbabilidad tan suya.

Así, En Aki y El Inmortal, Silvia Normand nos cuenta, en distintas voces y tiempos, cómo la joven Aki afronta los últimos meses del curso en el instituto, cómo su vida familiar cada vez parece ir más a pique y cómo solo Sensei y Haze consiguen hacerla sentir, cada uno a su manera, un poco más viva. Ambos esconden secretos que poco a poco Aki irá descubriendo. Y es que, sin duda, Haze, no es como los demás. Cuando decide dejar el asfixiante ambiente de su casa unos días para aceptar la invitación de Haze a quedarse en su casa y conoce al también espectacular Moses, Aki empieza a atar cabos. Con ellos se siente extramente protegida. Con ellos tiene la certeza de que no le pasará nada, ni siquiera en esos sueños tan reales que le atormentan, ni esas voces que le susurran mensajes que no logra entender bien. Estar entre ellos, especialmente con Haze, es sentirse a salvo de todo.

¿Qué más contaros sin destriparos esta original historia? No quiero daros más pistas, pero, como os dije al principio, Aki y El Inmortal tiene todos esos ingredientes que no fallan y que a mí, como lectora, consiguen atraparme en esta historia con toques de fantasía. Además, la escritura de Silvia Normand es fluida, muy sugerente y hace que no puedas dejar de pasar las páginas del libro y seguir descubriendo más.

Me ha gustado mucho, también, la elaboración de los personajes. He disfrutado conociendo a Aki, al encantador Moses y a esas dos figuras tan enigmáticas como adictivas que son Sensei y Haze.
Creo que Aki y El Inmortal es una novela súper entretenida que puede gustar a lectores de todos los géneros y edades. Pero, sobre todo, si como a mí os gustan estas tramas adolescentes, con elementos de fantasía, ficción, toques de amor y un punto enigmático, esta es vuestra novela, lectores.

Deja un comentario