Publicado el

Blue Estate, volumen 2

Blue Estate

Blue Estate, volumen 2

Blue Estate

Bueno, nenes. Lo siento pero no me voy a andar con chiquitas. No, cuando se trata de este cómic. Si el volumen uno de Blue Estate fue la hostia, este Blue Estate 2, con la trama ya más desarrollada y dada rienda suelta al desbarre, es la re-hos-tia. Así de claro.

Y eso es porque, como el mismo cómic se encarga de publicitarse a sí mismo, Blue Estate es algo más que balas, algo más que chicas, algo más que mafiosos, algo más que pulp… es un estado mental. Y eso que yo no diría tanto. Está bien. Está cojonudamente bien. De lo mejor en género negro (ya sea novela, cómic o cine) en mucho, pero que muchísimo tiempo.

Por si fuera poco, tiene además más dosis de humor que el anterior volumen y están tan bien encajadas que la sonrisa se extiende de oreja a oreja. (Impagable, por cierto, el homenaje a Dexter: “Esta noche es la noche…”).

El dibujo sigue siendo fantástico. Me encantan todos y cada uno de los dibujantes (y son al menos ocho) que participan en este proyecto, en el que cada pocas páginas se pasan el testigo, cada uno con su estilo, pero todos enmarcados en unas pautas comunes.

En cuanto a la historia, sería absurdo incidir en que es primordial la lectura del tomo primero antes de ponerse con este, porque de lo contrario te armas un puto lío pues el reparto es tan grande que incluso con el medio resumen (muy chulo, a propósito) que se hace al principio, tuve que releer por encima el origen de todo para recordar nombres y detalles. Así de entrelazadas, cual Pulp Fiction, están las tramas…

El argumento continua donde lo dejamos, con el hijo del policía metido a detective y liándola parda, ídem los mafiosos, asesinatos planeados por varias partes y con resultados inesperados, secuestros, termitas, muertos, bolsas de dinero que cambian de lugar y situaciones cómicas que, a la larga, son las que van a provocar un enredo de los gordos y alguna tragedia.

Como ya dije al reseñar el volumen uno, se notan ciertas influencias, buscadas o encontradas, del cine de Tarantino, Scorsese, Ritchie y de El Gran Lebowsky  que aquí siguen dándose (¡sí, sí, sííííí!)

Si no tengo mal entendido la serie consta de tres tomos. Estoy deseando leer cómo va a desembocar todo este puzzle de líneas argumentales. Apuesto que con un buen baño de sangre…

No puedo reprimirme. Llamadme cansino. Esta serie es cojonuda y Blue Estate 2 es aún mejor que el volumen uno. Leer este cómic es como ver una peli. Es tan cinematográfico, tan visual, tan redondo… que no me quedan adjetivos para recomendarlo. Solo puedo decir que ningún fan del género negro debería perdérselo. Ninguno. Pero es que además, si no sois adeptos del noir, también deberíais leerlo, porque sus historias saltan la barrera del género y captan toda tu atención.

Imprescindible, sí o sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *