Publicado el

El retrato de Dorian Gray

el retrato de dorian gray

El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde

el retrato de dorian gray

Cuando terminé de leer esta novela de Oscar Wilde, dejé escapar de mi boca dos expresiones; la primera contenía una valoración contundente: “¡Qué maravilla!” La segunda iba acompañada de dos signos de interrogación bien grandes: “¿Cómo hago para reseñar todo esto?” Y al decir “todo esto” no crean que me refiero a un libro del tamaño de Los Miserables o El Quijote. Nada más lejos: El retrato de Dorian Gray no llega a las 300 páginas. Estoy hablando, en cambio, de la inmensidad de temas que abarca esta obra, fácil de leer, pero con un contenido profundo que lleva al lector a elevados estados de reflexión.

Publicada por primera vez en el año 1890, la versión inicial de la novela contaba con trece capítulos y pudo leerse en una revista estadounidense llamada “Lippincott’s Monthly Magazine” La sociedad norteamericana la recibió con críticas muy favorables, pero la conservadora sociedad inglesa apuntó directamente al escritor por presentar una narración en la que se tocaba un tema absolutamente repudiable en esa época: la homosexualidad.

Resulta interesante destacar que por aquél entonces los críticos solían presentar reseñas en las que, más que la propia literatura, se analizaban aspectos personales del autor y los temas sobre los que escribía; consideraban que lo narrado siempre se relacionaba con la vida y los pensamientos de escritor; Wilde, que pregonaba el arte por el arte, y más allá de que realmente era homosexual, se defendía argumentando lo absurdo de entender, por ejemplo, que un hombre era depravado solo porque contara una depravación en un texto.

Sin embargo, las críticas no descansaron. Una reseña anónima del “Scots Observer” afirmaba que el de Wilde era un “arte falso” y que el héroe de su novela era un monstruo que no demostraba “que el escritor no prefiera una vida de iniquidad  contra natura a una vida de limpieza, salud física y moral” Por último, le recomendaba a Wilde que si solo podía escribir para telegrafistas pervertidos dejara la escritura y se dedicara al oficio de sastre…

La persecución por homosexual, que se consideraba un delito por aquél entonces, era terminante. Cinco años más tarde, tras un juicio que perdió, Wilde fue declarado culpable de “indecencia grave” (eufemismo de “homosexualidad”) y condenado a pasar dos años en la cárcel, durante los cuales fue obligado a realizar trabajos forzados.

¿Interesante historia, no? Y eso que todavía no les conté nada acerca del libro… o tal vez sí… porque El retrato de Dorian Gray, bien podría llamarse El retrato de Oscar Wilde.

Esta profunda novela, ambientada en el Londres de principios del siglo XIX, narra la historia de Dorian Gray, joven dueño de una belleza extrema que no se altera con el paso del tiempo debido a un pedido que le hizo a los dioses y que está relacionado con un perfecto y enigmático autorretrato que le realizó Basil Hallward, reconocido pintor que durante la novela expresa una especie de obsesión amorosa hacia su modelo, al que considera el motivo de la nueva manera de expresar su arte; en el escenario aparece (y utilizo la palabra “escenario” porque cuando uno lee El retrato de Dorian Gray siente que está en un teatro) un tercer personaje, no menos importante: Henry Wotton, amigo del artista, que influenciará de manera más que trascendental en el crecimiento y en los pensamientos de Dorian Gray, haciéndole creer, entre otras tantas cosas, que la satisfacción de los deseos y la belleza son las únicas cuestiones que valen la pena en la vida. Oscar Wilde creó en Wotton, al menos para mí, la mejor caracterización de la novela, un hombre venenoso, cínico, impúdico, cruel y por lo tanto maravilloso (uno siente ganas de matarlo, y eso, literariamente, habla muy bien del personaje)

Sin embargo, el elemento más importante de la novela resulta ser el retrato que da nombre a la obra; esa perfección artística que, a partir de ese momento, como una especie de dedo acusador a la juventud imperturbable que consiguió Dorian Gray, comenzará a mostrar signos de envejecimiento, recogiendo así las consecuencias físicas y psicológicas de la atormentada alma de nuestro desgraciado personaje.

La novela, además, surge como una clara crítica a la alta sociedad reinante, obsesionada por la posición social, el culto a la belleza y el hedonismo como eje de la vida y que muestra una moral decadente y corrupta que automáticamente produce rechazo en los lectores; Wilde, aprovecha las características y pensamientos de los personajes para dejar ver el amor al arte, los celos y la obsesión (Basil Hallward), la perversión, la inmoralidad y la frialdad ante el mundo (el mencionado Henry Wotton) y la ingenuidad, la ambición, el pecado, la autodestrucción y el narcisismo (Dorian Gray) Diversos personajes secundarios se unen para reforzar y presentar así un magnifico y fiel retrato de la época.

No contaré detalles claves del argumento, aunque me resulta imposible no advertir que la delgada línea que separa la amistad del amor, lo moral de lo inmoral, la vida de la muerte y la claridad de la demencia, se vuelve tan pero tan fina que dispara acontecimientos imprevisibles que no deben perderse aquellos que aman la buena literatura.

En tanto Oscar Wilde, ya condenado, pasaba sus días en la cárcel de Reading, donde se dedicó a escribir De profundis, una extensa carta dedicada a su amante, Alfred Douglas, desafiando de esta manera a todos, ya que justamente había sido condenado por esa relación; al salir de la prisión, Wilde se fue a vivir a Francia, donde, dicen, se reunió en secreto con Douglas; la relación entre ambos, sin embargo, nunca había sido fácil. Al conocerse exploraron juntos el camino de la homosexualidad, aunque la extrema belleza y juventud de Douglas (¿Como Dorian Gray?), y la fealdad y dejadez de Wilde (¿Como Basil Hallward?) habrían sido un obstáculo para la pareja; me refiero a que, durante esos años, a Douglas se lo solía acusar en secreto de no corresponder cien por ciento al amor que Wilde le profesaba, además de aprovecharse económicamente de él; podemos afirmar que Wilde, al igual que el personaje de Basil Hallward, optaba por soportar estas y otras cuestiones, ya que lo amaba a su manera. Además, la vida del escritor ya conocía de sufrimientos, debido a que habitualmente transitaba por caminos autodestructivos, como el mismo Dorian Gray en varios de los capítulos que componen el libro.

Podemos observar así algunas de las similitudes entre la vida real de Oscar Wilde y su novela; no son las únicas: cuanto más uno investiga, más parecidos encuentra; incluso aparecen algunas frases del autor que confirman las indagaciones; les dejo una que resulta categórica: “Basil Hallward es lo que creo que soy; Lord Henry lo que el mundo piensa de mí; Dorian lo que me gustaría ser en otras edades”

Cuando terminé de escribir esta humilde reseña, dejé escapar de mi boca dos expresiones; la primera contenía un claro deseo: “espero lograr que la gente sienta ganas de leer esta novela” La segunda iba acompañada de dos signos de interrogación bien grandes: “¿Habré logrado expresar todo lo que contiene?”

10 comentarios en “El retrato de Dorian Gray

  1. Para definir esta obra, “Maravilla” se queda corto.
    Y comento para decirte que tu reseña es muy buena,
    “¿Habré logrado expresar todo lo que contiene?”
    Es imposible expresarlo todo, pero estoy segura de que después de leerla a más de uno le picará el gusanillo por ese personaje tan fascinante como es Dorian Gray.
    Yo así lo espero. Porque no es solo un clásico de la literatura, es una novela más que recomendable. Imprescindible, seductora.

    Un saludo 😉
    An.

  2. Gracias por tu comentario, An =) Qué bueno que te haya gustado la reseña, porque me costó mucho esfuerzo realizarla; sin lugar a dudas, es un gran libro, que vale la pena leer y releer; un saludo enorme!!

  3. Fantástica reseña. Me ha encantado y que conste que El retrato de Dorian Gray es una de mis obras favoritas y creo que nunca me atreveré a reseñarla. Y es que siempre está presente esa pregunta que tú mismo te haces: “¿Habré logrado expresar todo lo que contiene?”. Y es que es difícil hablar de una novela como ésta, pero desde luego has superado este examen con creces. Me repito: excelente reseña.
    Besotes!!!

  4. Mi gran pendiente de Oscar. He leido sus hermosos cuentos y tengo que sacarle el tiempo para leer este 😀 tengo que leerlo pronto!

    espectacular reseña!

  5. Margarita, muchas gracias por tu comentario, me halagan mucho tus palabras; a mí me costó mucho hacer la reseña, porque es verdad, es un libro que a la vez son muchos libros; ¡viva Wilde! Saludos y gracias, de verdad.

  6. Elizabeth, gracias por tu coemntario y por leer mi reseña; qué bueno que primero leiste sus cuentos y que hayas dejado para el final la novela, porque sin dudas la disfrutarás y mucho; te recomiendo leerla pero sin apuros, sino cuando sientas que le tocó el momento; ya me contarás qué te pareció; saludos y gracias de nuevo!

  7. Por supuesto que tu pregunta en el último párrafo conmigo es un SÍ rotundo.
    La reseña está muy bien escrita, me enganchaste y va derecho a mi lista…Por supuesto que conocía al título pero por esas cosas de la vida no me había preguntado nada sobre un libro tan conocido. Hasta que te leí.

  8. Rosario, Gracias por tus exagerados halagos; y sobre todo por leer y comentar mi reseña; qué bueno que mis palabras te hayan llevado a tener ganas de preguntarte acerca del libro; te recomiendo su lectura ya mismo, además hay muchas versiones en las librerías a muy bajo precio; yo lo pagué siete euros nomás; un saludo gigante, nos leemos!

  9. Hace ya unos 10 años que leí “El Retrato de Dorian Gray”, y es que este libro es mágico, te envuelve en la época, te hace sentir que estas dentro de la obra, y muchas veces quisieras que la historia nunca terminara y a la vez, quieres conocer su desenlace. Este es uno de mis libros favoritos, que guardo en un rincón muy especial de mi librero. Hace poco un amigo me dijo que hicieron la película de este libro y que esta es su película favorita, por la historia que presenta (y eso que no ha leído el libro). En relación a tu reseña, me ha encantado, pues para los que llevamos esta historia en el corazón nos has despertado momentos fascinantes y para quienes no lo han leído has despertado la curiosidad de saber más sobre esta historia. Yo desconocía muchas de las cosas que aquí dices de Oscar, y después de leer esta reseña me doy cuenta que la historia es mucho más interesante de lo que creía. Has despertado en mí, el deseo de releer este libro, y lo voy a hacer. Muchas gracias.

  10. ALB; muchas gracias por leerme y sobre todo por escribir! sin dudas, me quedo con lo que dices: “muchas veces quisieras que la historia nunca terminara y a la vez, quieres conocer su desenlace” ESO ES LO QUE HACE UNA NOVELA MÁGICA, NO? Parece fácil, pero no cualquiera lo logra! vivan los libros que mereces ser releídos!!! Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *