Publicado el

La ciudad de las damas

La ciudad delas damas, de Cristina de Pizán

La ciudad de las damas, de Cristina de Pizán

 

La ciudad delas damas, de Cristina de Pizán

Opinión: “Si las mujeres hubiesen escrito libros, seguramente todo habría sido diferente” estas son  palabras de esta autora nacida en 1364. Setecientos años más tarde seguimos en lo mismo. Un libro que puede ser un fantástico regalo para elevar la autoestima de nuestras amigas…, y la propia.

Esta creo que será un larga reseña, porque este ha sido un libro, que como tantos otros, debería haber leído hace mucho tiempo, un libro que me ha sorprendido, impresionado, un libro que ha dejado huella en mí, un libro que me ha hecho reflexionar sobre que si en 1364 ya existía Cristina de Pizán, es una vergüenza que hoy debamos tener un Ministerio de Igualdad, que sigamos hablando de violencia de género, y que las mujeres y los hombres, en definitiva, no hayamos alcanzado la igualdad absoluta.

Muchos sabéis que colaboro en un programa de radio en el que, como no podía ser de otra manera, hablamos de libros; en el programa previo a las fiestas navideñas solemos hacer recomendaciones para leer y regalar; y para mi sorpresa, la conductora del programa, Esther Orera, recomendó a los oyentes un libro escrito en el Siglo XIV por Cristina de Pizán, una mujer a la que se puede considerar como la primera escritora profesional de la historia: publica y vive de lo que escribe.Todo esto me pareció muy interesante pero… leer un libro del Siglo XIV, y con todo lo que tengo por leer, sinceramente, no estaba dentro de mis prioridades.Pero Esther es una mujer persistente, tanto que en el último programa, antes del merecido descanso veraniego, me llevó el libro a la emisora y lo puso en mis manos; al notar su tacto y mirar la portada del libro intuí que yo también quedaría atrapada en “La ciudad de las damas”.

pizanEsta escritora veneciana que nació en 1364, fue hija deTomasso de Pizano, astrólogo y médico de Carlos V de Francia. Su padre era un gran amante de las ciencias y del conocimiento, pero además era un adelantado para la época ya que permitió que Cristina, una niña inquieta y muy lista, pudiera acceder al mundo de las ciencias y de la cultura en general. El hecho de vivir en la corte de Francia y ser educada como una princesa, le ayudaría, años más tarde, a que su obra fuese publicada y dada a conocer en todas las cortes europeas. Pero también son muchas las dificultades que esta mujer debe superar para poder llegar a su meta.

La primera dificultad fue su propia madre, una mujer piadosa y tradicional, según describe la autora en el libro a través de una de las protagonistas:

“Tu padre, gran sabio y filósofo, no pensaba que por dedicarse a la ciencia fueran a valer menos las mujeres. Al contrario, como bien sabes, le causó gran alegría tu inclinación hacia el estudio. Fueron los prejuicios femeninos de tu madre los que  te impidieron durante tu juventud profundizar y extender tus conocimientos, porque ella quería que te entretuvieras en hilar y otras menudencias que son ocupación habitual de la mujeres”.

Cristina se casa a la edad de 15 años con Estienne du Castel, Notario del Rey, 10 años mayor que ella, y curiosamente ese matrimonio concertado, dio a Cristina sus años más felices, y tres hijos. A los 25 años quedaría viuda y sumida en un gran dolor. Y según cuentan las “malas lenguas” pudo terminar sus días como espía española en la Corte Vaticana. Falleció en 1430 en el monasterio de Poissy.

Del contenido de su extensa obra, tanto en poesía como en prosa, podríamos definirla como la madre del feminismo.

Y ahora que ya os he presentado a esta singular escritora hablemos un poco del libro.

Lo primero que quiero decir es que inicié su lectura saltándome la introducción, primer error, debí volver a tras y leerla, y las notas marginales también resultan muy interesantes.

Lo segundo, es que tanto la portada como las láminas que veremos entre sus páginas, me han gustado mucho y me han ayudado a adentrarme en esos años y forma de vida del medievo.

Cristina se encuentra en su habitación lamentándose de lo mal que todos los textos publicados que leía trataban a la mujer, no entendía cuales podían ser las razones por las que los hombres, clérigos y laicos, vituperan a las mujeres en sus escritos y libros, no encontrando ninguno exento de misoginia.

“Así me deshacía en lamentaciones hacia Dios, afligida por la tristeza y llegando en mi locura a sentirme desesperada porque Él me hubiera hecho nacer dentro de un cuerpo de mujer …”

Y en estas estaba cuando se le aparecieron tres Damas: Razón, Derechura y Justicia.

Estas tres Damas no sólo le darán consuelo sino las bases y cimientos para la construcción de una Ciudad de las Damas. Y así, nos irán narrando una larga relación de hazañas heroicas de mujeres, mezclando realidad, ficción y mitología, haciendo incluso dudar al lector sobre qué personajes son reales y cuales no. Pero en cualquier caso, logra transmitirte la ilusión de que también las mujeres han tenido mucho que decir en la historia, incluso habiendo estado vetado su acceso al conocimiento:

christine20de20pizan“Si fuera costumbre mandar a las niñas a la escuelas e hiciéranles luego aprender las ciencias, cual se hace con los niños, ellas aprenderían a la perfección y entenderían las sutilezas de todas las artes y ciencias por igual que ellos, pues aunque en tanto que como mujeres tienen un cuerpo más delicado que los hombres, más débil y menos hábil para hacer algunas cosas, tanto más agudo y libre tienen el entendimiento cuando lo aplican. Ha llegado el momento de que las severas leyes de los hombres dejen de impedirles a las mujeres el estudio de las ciencias y otras disciplinas. Me parece que aquellas de nosotras que puedan valerse de esta libertad, codiciada durante tanto tiempo, deben estudiar para demostrarles a los hombres lo equivocados que estaban al privarnos de este honor y beneficio. Y si alguna mujer aprende tanto como para escribir sus pensamientos, que lo haga y que no desprecie el honor sino más bien que lo exhiba, en vez de exhibir ropas finas, collares o anillos. Estas joyas son nuestras porque las usamos, pero el honor de la educación es completamente nuestro”.

Devolveré el libro a Esther (sé que es un regalo que le hizo a ella un buen amigo), pero no sin antes haber adquirido un ejemplar que pase a formar parte de mis lecturas especiales. Pero si alguien quiere regalármelo, cosa que le agradeceré profundamente (jejeje), sabed que estará incluido en mi carta de este año a SS.MM. los Reyes Magos. Y hasta entonces amiga deberás esperar para recuperarlo.

Nada más tengo que añadir, bueno sí…:

“Si las mujeres hubiesen escrito libros, seguramente todo habría sido diferente”

Pero éstas también son palabras de Cristina de Pizán

Susana Hernández

19 comentarios en “La ciudad de las damas

  1. Ay Susana… leer esta reseña es LEJOS, lo mejor que me ha pasado en el día. Dudo que haya un libro más exquisito que este. Me encantan las cuestiones de género, y que encima sean relatadas por una mujer en la Edad Media (sino me equivoco), no hace más que provocar un entusiarmo mortal.
    Nunca me sentí tan ratoncito de biblioteca pero a la vez tan satisfecha de que existan estas joyas de la literatura y que mujeres del siglo XXI como nostras podamos adentrarnos a esos tiempos tan remotos.
    Te felicito ampliamente por reseñar este libro, al que voy a buscar por cielo y tierra y movilizaré toda la Argentina si es necesario.
    Un poco exagerado mi comentario… pero bueno, soy mujer.
    Felicitaciones nuevamente!
    Saludos

  2. Georgina, tu comentario también es lo mejor que me ha pasado esta mañana JAJAJA.

    Seguro que si logras encontrarlo pasará a formar parte de esas lecturas especiales que siempre recordamos. Un libro que yo regalaré en más de una ocasión, seguro, a más de uno que ya debiera haberlo leído (jejej).

    Un besico !

  3. Totalmente seducida. Me apetece muchísimo escucharla y de primera mano en su tiempo.
    Han pasado unos cuantos siglos desde entonces, como dices, y no hay igualdad. Soy pesimista en esto, es que miemtras un hombre puede tenerlo todo; una mujer, dependiendo de la profesión, tiene que seguir elegiendo: la crianza de la “prole”, que cada vez necesita más dedicación para competir en esta sociedad cada vez más compleja; o el desarrollo de un trabajo. Si tomas las dos cosas, a la mujer ya no le queda más que ir alternando entre culpas de un lado a otro, dependiendo de dónde se esté dedicando en ese momento más las fuerzas.
    Se ha avanzado bastante, ahora por lo menos ya no es una consecuencia de nuestra “incapacidad”, sino más bien, de nuestra “elección”

    Magnífica reseña.

    ¿Cuándo se emite el programa de radio y qué cadena?

    Besos

  4. Pues aqui me tienes rauda y veloz, en cuanto he visto que habias actualizado y como desde hace un tiempo me ha atraido mucho tu propuesta, aunque tendrá que esperar, porque ahora necesito lecturas más ligeras, que me entretengan, que para estudiar ya tengo bastante, y la cabeza no la tengo en su sitio. Una reseña muy completa, y la cuestion de género va para largo, pero como dice Iciar ahora es elección nuestra, pero tal y como estan las cosas hoy por hoy o sacrificas la maternidad, o sacrificas el trabajo, o no llegas donde ellos pueden hacerlo…
    Esta bien tener amigos tan persistentes, pero mira ahora va a tardar en recuperar el libro todo lo que tu tardes en tener un ejemplar propio en tus manos

  5. Hola de nuevo Susana,

    Ha sido para mí un placer volver a leerte.
    Por motivos personales he tenido que permanecer fuera de mi ciudad tres meses, instalada en un pueblecito muy recóndito al que no llega el ADSL.

    Has escrito una buena y arriesgada reseña porque me parece muy difícil crear interés por un libro escrito en el s.XIV. Creo conocerte un poco a través de tus comentarios en este blog y, debo decir que, no esperaba menos de tí. Al ir leyendo la historia de Cristina de Pizán, no he podido dejar de compararlo con la vida de la protagonista de Agora, unos cuantos siglos atrás.

    Me ha interesado mucho este libro, que desconocía, haré lo posible por leerlo, intercalándolo en la interminable lista de “pendientes”

    Un abrazo muy fuerte

  6. ¡Que ganas de leerlo!Lo que pasa con este tipo de libros es que si no me lo dice alguien ni se me ocurre cogerlo. Por eso, estas cosas hay que moverlas a través del boca a boca.
    En esa época, además de que la mujer no tenía acceso a la cultura, salvo excepciones, si alguna lo conseguía sus obras solían publicarse con nombre masculino. Ha pasado lo mismo en otras artes (pintura, etc) y muchas de ellas se han llevado su secreto a la tumba.
    Bravo por todas esas mujeres que lo siguen teniendo tan difícil y que continúan en la lucha. Es una pena, como dice Susana, que a estas alturas todavía tengamos que seguir luchando por la igualdad.

  7. Yo soy de tu opinión, o lo que es lo mismo, un poco pesimista en lo de la igualdad; tener que hacer una “elección” es muy injusto, y tener el apoyo y complicidad de tu pareja no es suficiente ya, hace falta que la sociedad en su conjunto se comprometa; y como estamos viendo ahora con la crisis, por ejemplo, en cuanto hay que recortar derechos, las mujeres son siempre un colectivo que sale muy perjudicado.

    En cuanto al programa de radio, bueno es en la Cadena Ser pero a nivel comarcal “Ser Cinco Villas”, así que no creo que puedas escucharlo. Si algún día aprendo un poco más sobre las nuevas tecnologías, intentaré dejaros alguno colgado en las reseñas de algún libro que hayamos comentado. Así, también conocerás mi voz (jejejej)

    Muchas gracias a ti por dejarnos tu reflexión sobre este tema.

    Un besico!

  8. Gracias Carmina!

    En cuanto a la elección, te digo lo mismo que a Icíar, me parece muy injusto. No importa que no lo puedas leer ahora, pero verás que luego te parecerá imprescindible en tu biblioteca.

    Jajaja, que Esther esté tranquila. Por cierto me ha encantado que me dejaran un libro con cortas notas a lapiz y partes subrayadas (también a lápiz)con mucha delicadeza.

    Un besico!

  9. ¡No puedo perderme este libro, Susana! Tal y como lo describes, me parece que voy a disfrutar mucho leyéndolo. Un saludo.

  10. Que inmensa alegría me ha dado leerte de nuevo. Muchas gracias por todo. tienes razón, yo creo que se me va conociendo por los libros que selecciono y por lo que escribo en las reseñas, de la misma forma que yo también os voy conociendo, como a tí, por los comentarios que compartís aquí.

    Sí, tienes toda la razón al decir que era una apuesta arriesgada, pero ahora que en algunos sitios se dedican a quemar libros (vitualmente, claro), yo prefiero dedicarme a rescatar estas joyas de la historia de la literatura.

    Espero que sigamos compartiendo muchas cosas!

    Un fuerte abrazo!

  11. Es cierto Anabel, es una lástima que muchas mujeres no pudieran escribir, pintar …, con su nombre y lo hicieran con pseudónimos que no se han poidido verificar, y que por ello no puedan ser debidamente reconocidas. O como os decía en la reseña de “La conspiración de las lectoras”, estén tapadas por ser la mujer de… que vete tu a saber si en alguna ocasión no serían ellas las escritoras y ellos los que firmaban (jajaja)

    También estoy contigo en que hay muchos libros que salen en pequeñas editoriales (no es el caso con este puesto que fue una inciativa de Siruela) o que en su día pasaron sin pena ni gloria porque coincidieron con grandes lanzamientos (de esos que llevan una gran campaña de márketin) y no llegaron ni a estar más de un día en las estanterías de novedades; muchos de estos libros son muy buenos y nosotros creo que desde nuestros blogs podemos, al menos, darlos a conocer a nuestros amigos.

    Así que aprovecho para que también utiliceis la sección de recomiéndame un libro para que todos podáis hacer también vuestras recomendaciones.

    Un fuerte abrazo!

  12. Pues eso espero Zaran, que la lectura es para muchas cosas pero sobre todo para disfrutarla. Jejeje, la verdad es que yo me entusiasmo mucho cuando encuentro un libro que rescatar del olvido y que tiene mucho que aportarnos a todos.

    Que por cierto, a los hombres tambien les gustará. Solo hay que ver a que a Esther se lo regaló un AMIGO.

    Un besico!

  13. Yo no sé si esto es un castigo o qué, pero cada vez que entro a visitaros, va aumentando mi lista de lecturas pendientes, ya para abreviar la llamo “L.L.P.” 😉

    Me ha gustado mucho tu reseña y este seguro que cae. Si se lo compra antes Anabel, que me lo deje y si no ya se lo dejaré yo.

    Un beso.

    Ana

  14. Ja,ja,ja, Ana, creo que cuanto más lee uno más LLP tiene, y es que, además, unos libros te llevan a otros y esto no tiene fin. Y ahora encima “descubro” que además de las novedades diarias hay un mundo enorme detrás… Fíjate ya en el siglo XIV jajaja

    Estoy segura de que el libro os gustará a las dos

    Besicos… y FELICES FIESTAS DEL PILAR!

  15. “si alguna mujer aprende tanto como para escribir sus pensamientos, que lo haga y que no desprecie el honor sino más bien que lo exhiba” y aquí estás tú reseñándonos su libro haciendo caso de su consejo 😉
    ¡me encantó tu reseña! y voy a hacer todo lo posible por conseguirlo. Que una mujer de su tiempo viviera de escribir es ya todo un acontecimiento, y que bien que el libro lo editan tantos años después y podemos conocerlo.
    Un beso,
    Ale.

  16. Amiga, has elegido una de mis frases favoritas. Creo que son muchas ya las mujeres que se esfuerzan por vencer las dificultades, por ello me alegra pensar que cada vez más estamos atentas a lo que nos tienen que decir … o a lo que ya han dicho pero no hemos escuchado o nos lo han escondido.

    Un beso Ale, y gracias, como siempre, por tu comentario.

  17. Yo creo que nunca es un error leer el preámbulo de un libro, es como no ver el trailer de la película, así puedes disfrutar más sin peligro a que te anticipen la historia.
    (Pero por supuesto, a gusto los colores).

    Muy buena reseña, con muy buenas citas del libro.

    Una querida amiga me insistió en su lectura…

    Esta entrada solo añadió la complicidad necesaria para inclinarme a tal proposito.

    Mi humilde entrada solo es el reflejo de grandes obras como esta.

    Un abrazo.

    http://untranquilolugardeaquiescencia.blogspot.com/2011/11/la-ciudad-de-las-damas.html

  18. Muchas gracias pos pasarte a compartir con nosotros SBP!!!

    He pasado a visitar tu blog, graciaspor dejarnos el enlace, es un gusto compartir estas experiencias lectoras.

    Un fuerte abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *