Publicado el

La noche más oscura XP vol. 2 (de 5), de VV.AA.

noche 2

noche 2Seguimos a oscuras en este segundo tomo en el que, aunque parece que se vislumbra algún indicio de luz y esperanza, todavía es pronto para decir nada y menos para cantar victoria. Ocho guionistas, dieciséis dibujantes, otros dieciséis entintadores y trece coloreadores componen la nómina de este tochaco de 411 páginas de viñetas en las que las superhostias son la materia prima de la mayoría de ellas.

¿Cómo tratar de hacer una sinopsis de algo así? Si en el primer tomo se nos hacía una breve introducción para dar posteriormente paso a las luchas, en este ya estamos de lleno en pleno fregado. Con nuevos frentes, nuevos héroes vivos, nuevos héroes muertos, villanos y familiares muertos alzándose de sus tumbas gracias a esos anillos negros, uniéndose a los personajes del primer tomo.

Me ha gustado especialmente el episodio metacomiquero de Superboy leyendo sus propias historias en los cómics, con su habitación decorada con el poster de Batman R.I.P., con su estantería con cómics de Green Lantern, sus muñequitos frikis y la pelea en las oficinas de DC (“Tú eres quien manda en DC Comics, ¿verdad? Te lo has buscado tú solito”).

El dibujo mantiene el nivel del anterior y además la cohesión interna en este, y eso, contando con tal cantidad de artistas gráficos, no es nada fácil. Prácticamente no se nota transición entre autores. Por descontado en este La noche más oscura XP vol. 2 (de 5) el dibujo lo es todo, es el eje sobre el que gira un guión que de vez en cuando da alguna sorpresa.

Como dije sobre el tomo anterior, echo en falta alguna llamada al lector o un pequeño glosario con héroes (o villanos) que no tienen tanta fama y gloria como los principales. (Muchos no conocerán a Creep, Deadman, Máscara Negra, Brion, Terra,…)

Por supuesto, la historia gana puntos gracias a que va alternando cada poco escenarios y personajes. Así la trama consigue no aburrir y refrescar las páginas, permitiendo que el interés se mantenga vivo y no decaiga.

En cuanto al tono, seguimos siendo testigos de un cómic marcadamente terrorífico, zombiano, con villanos capaces de manipular sentimientos y con alguna que otra escena gore que no es recomendable para según que edades. La oscuridad del título no está en él por casualidad.

También me ha llamado la atención el ver que Krypto sabe hacer cosas y ser un buen perro. Creo que hasta ahora no le había visto en plena acción, mostrando todo lo cabronazo que puede llegar a ser si se lo propone. Tanto que, aunque me dé pena, me gustaría que muriera para ver si el anillo negro le resucita y ver qué clase de órdenes recibe de él. Al fin y al cabo, no deja de ser un superhéroe, y bichos más raros hay en los Lantern Corps, ¿no?

Y, sobre todo, al tomo le falta algo más de presencia de Batman. Estoy seguro de que será él el que dé con el plan para derrotar a los Black Lanterns. Un plan que fallará, pero tendrá preparados también un plan b, un plan c y así hasta un plan z.

La noche más oscura XP vol. 2 (de 5) se sigue leyendo con la misma ansia viva e interés que su antecesor y no despeja ninguna duda sobre el camino a seguir, salvo que va a ser un buen espectáculo para los fans. La edición, sigue siendo excelente (tapa dura y tinta fosforescente en tapa y lomo) y la curiosidad por saber qué va a pasar en el tercer tomo no deja de crecer. Yo diría que, visto lo visto en este, algo grande tiene que pasar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *