Nada

Reseña del cómic “Nada”, de Claudio Stassi

nada

La de años que hace que tengo el libro de Laforet pendiente de leer. Y “nada”, que aún no he encontrado el tiempo o el momento de ponerme a ello. Hasta que ha tenido que venir Planeta a hacer una adaptación al noveno arte y entonces he visto ahí la oportunidad. Claro que no es lo mismo, y que tampoco sé cómo de fiel es el resultado (aunque parece que es bastante fiel), pero para quitarme de alguna forma la espinita de momento me vale.

Además, tenía el aliciente del excelente dibujo de Claudio Stassi, de cuyos lápices pude disfrutar en la adaptación de otra obra mítica como es La ciudad de los prodigios.

Nada narra un trocito, un año, de la vida de Andrea, una joven que llega del pueblo a Barcelona para comenzar una carrera universitaria. Una Barcelona de postguerra, años cuarenta, en donde los taxis todavía eran carruajes tirados por caballos.

Andrea va cargada de ilusión. Se va a instalar en la casa de su abuela, de donde conserva momentos felices vividos durante su infancia. Pero su abuela, (joder, qué santa llega a ser esa mujer), aloja en su ruinosa casa también a sus otros tres hijos (Angustias, Román y Juan), a Gloria (la mujer de Juan) y a una sirvienta. Y esa es una casa de putos locos en la que día sí y día también hay gritos, discusiones, malos rollos y violencia machista (que era costumbre aceptada), todo ello enmarcado en un ambiente de pobreza casi extrema.

De primeras va a encontrarse con la beata mojigatería de Angustias (algo que es reflejo puro y duro de la época en la que se ambienta la trama), que le va a enseñar cómo debe comportarse una señorita cristiana y decente, por qué calles ir, cómo evitar tentaciones del diablo y todo esto jactándose de que gracias a su caridad (la de los parientes de la madre de Andrea) podrá lograr sus aspiraciones, siempre bajo el control férreo de ella.

Esta rigidez chocará con la “moral más relajada” de Gloria, una buena chica que posa para su marido desnuda y sale a la calle por la noche a horas en las que ninguna mujer debe salir, pero sus razones tendrá, no voy a destripar nada (y tampoco es que sea una cosa clave, eh).

Juan y Román andan a la gresca a diario, Angustias malmete todo lo que puede contra Gloria y las comidas y cenas dejan a las reuniones de la comunidad de vecinos de “Aquí no hay quien viva” a la altura del barro y consiguen una atmósfera llena de secretos familiares y/o individuales que de verdad consigue asfixiar al lector y compadecer a la protagonista.

Menos mal que en la uni Andrea hace una amiga, Ena, su vía de escape de esa casa agobiante que por momentos consigue matar la ilusión con la que Andrea partía al principio de la historia. Por eso intentará estar donde sea, en la calle, en la biblioteca, con sus nuevos amigos (bohemios aspirantes a pintores, escritores,…) de extracción social muy distante de la suya, antes que en la casa familiar.

Andrea tendrá la sensación de que ha perdido un año de su vida. De que nada ha aprendido y de que no se lleva consigo nada tras el año pasado en esa casa. Sin embargo ha madurado a fuerza de crudeza diaria, de realidad cotidiana y ya sabe cómo de duro puede ser el mundo para cualquier persona. Y eso es mucho si se aprende a edad temprana.

En cuanto al dibujo, pues lo mismo que dije en La ciudad de los prodigios podría aplicarse aquí. Buen grado de detalle de los personajes y una paleta de colores oscuros y sombríos que resaltan la pobreza imperante que se respira durante toda la novela. Un dibujo de tintes clásicos y un color que convence, y se acopla al tono general de la trama.

Nada es un clásico que fotografía un momento demasiado largo de la sociedad española. La recuperación económica de la sociedad, el machismo, las clases sociales, la “rectitud” y el orden son aspectos de esa época que quedan bien retratados en este cómic.

¿Has escrito un libro y quieres que lo leamos?

Si no habéis leído la novela de Laforet y os intriga en el año del centenario de su nacimiento animaos con este cómic. Y si habéis leído la novela, animaos también. Merece la pena.

Personalmente, espero que Planeta siga adaptando con tan buen gusto clásicos de la literatura española y que, a poder ser, corran estas a cargo de Stassi.

1 comentario en «Nada»

  1. Me gustaría que todos los autores estuviesen representados en los blogs y no solo los publicados por grandes sellos. Mi última novela “Por el barrio Corea en tiempos pandémicos” muestra la vida de un barrio de León en los años sesenta y la posterior evolución de los personajes en París. Cuando están en trámites de su jubilación vistan el barrio y les sorprende la pandemia del Covid 19, con todos sus avatares.

    Responder

Deja un comentario