Publicado el

La Tierra hueca, de Beatriz García Guirado

La tierra

Reconozco que me costó entrar en La Tierra hueca, la novela de Beatriz García Guirado. ¿Qué queréis? Hablaba de Ombligo de Eva, un pueblo de los infiernos bajos, en el que la gente se comporta como salvaje; allí, en la Nochebuena de 1968, llovieron piedras con olor humano, y Gustav Valiente, que acabó siendo astronauta, las recogió junto con su padre; y en 1981, a 600 kilómetros de allí, el fenómeno se repitió sobre la cama del joven antropólogo Alexander Gorski, y así conoció a Gustav, que le suplantaría la vida y la muerte. ¡Demasiada información desconcertante! Estaba descolocada. Tan…

Lee la reseña completa

Publicado el

El bosque profundo, de Sofía Rhei

El Bosque Profundo

Dice José Carlos Somoza en el prólogo de El bosque profundo que «si no te has encontrado antes con Sofía Rhei, este es el momento. Se ha cruzado en tu destino y tiene poder: ya no vas a dejar de leerla. Es capaz —y bien lo demuestra en esta colección— de construir historias con lo inverosímil, de jugar ante tus ojos con sus palabras, de hipnotizarte con sus tramas». Y lo admito: Somoza tiene toda la razón. Yo he sucumbido al influjo de Sofía Rhei: me he adentrado en El bosque profundo y ya no quiero salir. Así que solo…

Lee la reseña completa

Publicado el

Challenger

challenger

Challenger, de Guillem López Un lector despistado que caiga en las páginas de Challenger, de Guillem López, sin una idea previa sobre el libro, tendrá la impresión de haber aterrizado en el centro de la habitación de un niño desordenado, o más bien en medio de un desguace, que son dos ambientes que se parecen de manera sorprendente. Verá ante sus ojos y a sus pies un montón de piezas sueltas, y, si camina lo suficiente de unos restos a otros, incluso será capaz de ir emparejando algunos fragmentos entre sí. Eso será lo primero que le llame la atención,…

Lee la reseña completa

Publicado el

Presencia Humana 3

Presencia Humana 3

Presencia Humana 3, de Varios Autores Hay algo que siempre me ha llamado la atención de las nuevas editoriales: su capacidad de riesgo. Ese sentimiento que les hace luchar contra viento y marea y proporcionar a los lectores proyectos que se salen de los cánones habituales y que dejan con la boca abierta a más de uno. Una de esas veces en la que la sorpresa se junta con la admiración más absoluta, ha sido con Aristas Martínez, a los que conocí personalmente hará unos meses, y que hoy vuelven a mi vida – lectora, se entiende – con su…

Lee la reseña completa

Publicado el

La segunda vida

la segunda vida

La segunda vida, de Matías Candeira Ilustrado por Javier Jubera ¿Pueden los libros convertirse en exquisiteces? ¿Es posible que, por caminos del azar, las lecturas acaben siendo una especie de visita a un gran cuadro, esos que dejan sin aliento? ¿Son pequeñas obras de arte, los libros, cuando caen en nuestras manos y los abrimos? Soy del convencimiento que, cuando un libro te dice algo, ya sea por una palabra, una imagen, una frase, o simplemente el sonido que sus páginas – de calidad sumamente cuidada -, tienes que abrazarlo como si fuera un pequeño tesoro, una de esas joyas…

Lee la reseña completa

Publicado el

Crónica de viaje

cronica de viaje

Crónica de viaje, de Jorge Carrión Dice Jorge Carrión que todas las búsquedas de nuestra época, también las que tienen que ver con la identidad personal, pasan por Google. A tenor de la edición que tengo entre manos, algo de verdad tiene que tener, cuando observamos los retazos de una migración, en una edición, en una forma de contar las cosas, que nos recuerda al buscador donde los recuerdos y vivencias de todos nosotros. Pero aunque hablaré, en su momento, del diseño y el medio por el que este libro marca una diferencia sustancial en la edición en este país…

Lee la reseña completa

Publicado el

Presencia humana nº 2

presencia humana 2

Presencia Humana nº 2, de Varios Autores Cuando un descubrimiento llega así, de improviso, suelen suceder dos cosas: que de la sorpresa nos muramos (no literalmente, por favor) de la emoción o que huyamos despavoridos como si viéramos al mismísimo diablo. Los seres humanos no estamos programados para los cambios bruscos. Si ese descubrimiento, para más datos, se da en el metro en pleno viaje, cuando no conoces la ciudad ni los nombres de las paradas sólo sucede una cosa: que acabas pasándote de estación y teniendo que dar la vuelta. Si esto fuera una novela y no una reseña,…

Lee la reseña completa