Categorías
Arnaldur Indridason Libros de Drama Libros de literatura nórdica Literatura negra y policíaca RBA Reseña

Las marismas

Las Marismas, de Arnaldur Indridason

Las marismas - Arnaldur Indridason

Tras tocar suelo continental en mi última novela negra, vuelvo a la Islandia, para seguir conociendo más a fondo a su gran escritor, Arnaldur Indridason, que ha sabido aprovechar bien el tirón de la novela nórdica, consiguiendo que en España se le vaya traduciendo poco a poco su exitosa bibliografía. Tras mi experiencia con “La voz”, esta vez os traigo “Las Marismas”. Dentro de las cuatro traducidas y editadas por RBA, ésta es la primera que escribió el autor, en el año 2000. Con esta novela, Arnaldur ganó la “Glasnyckeln” (Llave de cristal) a la mejor novela negra de los países nórdicos.

Antes de empezar con la historia, el autor nos da una breve lección sobre los nombres y apellidos en Islandia, algo bastante curioso y que dudo que mucha gente sepa. Esta aclaración es un gran acierto de la editorial, que sabe que, pese a ser europeos, el pueblo islandés es bastante hermético, y sobre él poco se sabe en el resto de Europa. En cuanto a los asesinatos, como bien relata Arnaldur Indridason, “los (asesinatos) islandeses suelen ser bastante chapuceros”.

En este caso nos encontramos con la muerte de Holberg, un camionero solitario, hallado en su sótano con un golpe en la cabeza y con una nota que reza “yo soy ÉL”. Aparentemente el crimen parece fortuito, pero a raíz de rebuscar en los archivos de la Policía, se descubre que Holberg fue expedientado hace años por culpa de una presunta violación. A partir de aquí, Erlendur y sus compañeros intentarán tirar del hilo para llegar al fondo del asunto, y esclarecer ese misterioso mensaje dejado al lado de la víctima.

Como también es común en las sagas de novela negra, el autor nos va dejando destellos de la vida privada de Erlendur. En este caso, vemos los problemas que tiene el inspector con Eva Lind, su hija, metida en las redes de la droga y la prostitución. Pero Erlendur conseguirá que su hija no la distraiga del tema, que ya de por sí parece bastante complicado.

Como ya me pasó en su anterior libro, la resolución del caso es lenta en su principio. Parece que las pesquisas de Erlendur Sveinsson no van a ningún sitio, y que todas sus suposiciones podrían ser falsas. Esto hace una primera parte de la historia algo vacía y con poco interés, pero paulatinamente la tensión y el interés por el caso van en aumento. Poco a poco vamos intuyendo como se desarrollará el final, aunque la resolución final de toda la historia la encontramos casi en la última página, algo que parece común en el autor, y que me encanta.

El autor, que en “La voz” no salió del hotel donde se desarrolla toda la trama, nos propone un paseo por la fría y lluviosa Islandia, un país tan desarrollado como desconocido para los foráneos. Gracias a Erlendur y a sus ayudantes, Sigurdur Olí y Elínborg, viajaremos por varios pueblos pesqueros, empapándonos (nunca mejor dicho), de la forma de ser islandesa, para descubrir el nombre del asesino de Holberg

Todavía me queda “La mujer de verde” y “El hombre del lago”. Tarde o temprano…¡caerán!

LO MEJOR: El interés por la trama va creciendo exponencialmente, teniendo un gran final.

LO PEOR: Que sus principios son algo lentos

César Malagón cesar@librosyliteratura.es

Por César Malagón

Soy periodista por vocación, lector por afición y documentalista por profesión. Pasé mi infancia con Astérix, mi adolescencia con Robin Cook y Stephen King, y mi juventud con Paul Auster y Haruki Murakami. Actualmente soy amante de la novela negra española y de la literatura de viajes, aunque suelo leer cualquier libro que caiga en mis manos, sea del género que sea.

2 respuestas a «Las marismas»

Ciertamente confieso que me pierdo entre estos nombres de fonética de difícil memorización y entre tanta trama fría, por lo que me resisto a entrar en este mundo, con lo cómodo que resulta recordar anglosajones y castellanos; pero en algún momento tendré que empezar y supongo que este que recomiendas puede ser el principio de una buena amistad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *