Otra oportunidad

Reseña del libro “Otra oportunidad”, de Ramón Redondo

Otra oportunidad

Hay ocasiones en que la vida no nos lo pone nada fácil. Si bien muchas veces no está en nuestra mano revertir las tornas de las situaciones difíciles, sí que es verdad que la actitud, la forma en la que nos enfrentamos a estas adversidades es, en la mayoría de los casos, crucial e incluso vital.   

Ramón Redondo lo sabe bien. Ni siquiera él podría sospechar, unos años atrás, que la actitud lo sería todo cuando la vida lo puso contra las cuerdas.

Ramón ejercía su labor profesional en el Cuerpo Nacional de Policía desde el año 2005. Gran aficionado a los deportes, su verdadera pasión era entregarse en cuerpo y alma a las actividades deportivas que le hacían sentir vivo: los deportes de montaña. Carreras, ultratrails, escalada… cualquier actividad física que implicara estar en contacto con la naturaleza.

Hablo en pasado porque, aunque pronto volveremos al presente, un suceso drástico cambió por completo la vida que llevaba hasta entonces. En 2012, mientras Ramón practicaba montañismo con sus amigos, sufrió un grave accidente. Convencido de estar bien asegurado, Ramón se lanzó a su descenso cuando se produjo el terrible suceso.  En esos momentos el tiempo se detuvo, sus amigos, en pánico, vieron cómo se precipitaba al vacío. Cuando bajaron a su encuentro, Ramón todavía respiraba. Había esperanza. A los pocos minutos un helicóptero de rescate lo inmovilizó y se lo llevaron rápidamente al hospital.

Aquel accidente no acabó con la vida de Ramón, pero su cuerpo estaba destrozado: laceración del bazo, múltiples fracturas óseas por todo el cuerpo, contusión pulmonar y traumatismo craneoencefálico. Su estado era crítico, pero Ramón luchaba con todas sus fuerzas. Aún quedaba Otra oportunidad.

Tras más de tres meses en la Unidad de Cuidados Intensivos, varias operaciones y mucha angustia por parte de sus familiares, Ramón consiguió salir del estado crítico. Pero todo no había hecho más que empezar: ahora es cuando más necesitaba luchar. El fuerte impacto que recibió le produjo, además, un daño cerebral muy grave, motivo por el cual todavía le esperarían muchos meses de rehabilitación en el hospital, muchas intervenciones y ver cómo la vida se hacía eco en su estancia en los hospitales. Su hija mayor, Ángela, apenas tenía ocho meses cuando todo sucedió. Dio sus primeros pasos en aquel hospital. La vida seguía su curso.

otra-oportunidad1

Dice Javier Iriondo en el prólogo de Otra oportunidad que todas las historias de superación comienzan con un drama, “si no hay drama, no hay nada que superar”. Y esta, lectores, es una de las historias de superación más emocionante que he leído nunca.

¿Sabéis en qué pensaba Ramón cuando estaba encerrado entre las cuatro paredes de las habitaciones de hospital, todavía inmóvil? En la naturaleza. En volver a correr, en volver a sentirse vivo practicando deporte en la montaña. Cualquier otra persona se habría venido abajo, y es muy lícito. Encontrarse, de la noche a la mañana, en un hospital, sin poder moverte debe ser una de las experiencias más jodidas del mundo. Pero Ramón le echó valor, le echó mucha fuerza y coraje y decidió que hasta que no pudiese volver a practicar deporte no iba a parar. Y así fue.

Su excelente estado físico en el momento del accidente, la motivación de sus familiares, amigos y sus dos hijas fueron el motor que pusieron a rodar esta historia de superación, esfuerzo y constancia. Puede que el accidente cambiara muchas cosas, pero no cambió ni un ápice las ganas de vivir de Ramón. La lesión cerebral provocada por el impacto, produjo en su cuerpo tanto lesiones físicas (movilidad, equilibrio) como problemas cognitivos y cerebrales (atención, memoria, resolución de problemas).  Obstáculos con los que el autor aún tiene que enfrentarse en su día a día.

¿Has escrito un libro y quieres que lo leamos?
otra-oportunidad2

Otra oportunidad es un regalo para los lectores. Escrito desde la gratitud, Ramón se abre de lleno para narrarnos en primera persona esta historia de superación personal. Gratitud hacia los sanitarios, familiares y amigos y gratitud también hacia el lector. Porque Ramón escribe desde el alma y cuando alguien pone todo su ser al contarnos una historia así, es imposible no conectar con esa persona. Además, el autor acompaña su relato con varias imágenes de todo el proceso que son un apoyo visual muy importante para la historia.

Ramón me ha emocionado, me ha enseñado tanto y me ha hecho ver el poder de la constancia y la paciencia a través de su historia que yo también me siento enormemente agradecida. Saber que Ramón ha vuelto a subir a sus montañas, a correr, a superarse y a practicar deporte al aire libre después de todo lo que pasó es el mejor regalo que, como lectora, este libro podría ofrecerme.

2 comentarios en «Otra oportunidad»

  1. El ejemplo de Ramón y su afán de superación es inspirador para mí. Me hace ver los pequeños problemas de cada día desde otra perspectiva que los hace diminutos e invisibles.

    Responder
  2. Una gran reseña, la que he leído del libro otra oportunidad y un gran análisis de lo que quiere transmitir Ramón al contar su dramática historia que se inició en abril de 2012 y que a fecha de hoy continúa con su plan de superación personal.
    Adelante Ramón Redondo….que nada te pare 💪💪

    Responder

Deja un comentario