Los privilegios del ángel

Reseña del libro “Los privilegios del ángel”, de Dolores Redondo


Si yo fuese Dolores Redondo, la autora de las historias creadas en torno a la Inspectora Amaia Salazar y al valle del Baztán, no dudaría ni por un momento en volver a reeditar esta novela que hoy os traigo. Los privilegios del ángel. Y no solo porque cuente, a quien se lo pregunte, que en ella están sus primeros recuerdos de infancia y que siempre había tenido claro que estos recuerdos serían parte de su vida como escritora, sino porque era una buena novela y ella sabe que no debería haber pasado inadvertida en su momento.

Hoy, ya que os estoy tuteando, os contaré una historia personal entre Dolores Redondo y yo, una escritora a la que no conozco personalmente pero a la que aprecio muchísimo, y sé que nuestros mundos, tan cercanos y tan lejanos, en alguna ocasión llegarán a converger.

Pues bien, aconsejada por Carmen Santos, autora de la que os he hablado en varias ocasiones y de la que muy pronto os volveré a hablar, y con la que compartía Agente Literaria, llegué a Dolores Redondo, y yo, que cuando hablamos de temas del Clubes de lectura, Semana del Libro de mi localidad, o LibrosyLiteratura.es, no me corto un pelo, le pedí el favor de acercarse a uno de nuestros clubes de lectura que está muy cercana de la zona en la que ella reside (o residía) y me dijo que SÍ, pero que si quería podíamos esperar porque Destino iba a sacar su última novela y así podíamos hablar de ella. Me pareció estupendo.

En nada ya tenía yo la novela entre mis manos… Ya saben ¡EL GUARDIÁN INVISIBLE! Primera novela de la saga de Baztán. Y supe entonces que algún día vendría a mi club de lectura o nuestra Semana del Libro, pero desde luego, y a la vista de lo que había leído, eso sería dentro de algunos años, había creado algo que se haría inmenso en cuanto llegara a las manos de los lectores.

Cierto es que hemos hecho desde entonces cosas juntas, nos ha concedido entrevistas a LibrosyLiteratura.es y ha participado como jurado siempre que se lo hemos pedido, también a mí me ha dado la posibilidad de entrevistarla para la Revista Ágora, una de las revistas literarias más importantes de Aragón. Y sí, por eso y por mucho más, como diría la canción, os puedo decir que Dolores Redondo es una mujer muy generosa.

Pues ahí es donde enlazo con la novela de la que os he venido a hablar, Los privilegios del Ángel, aquella novela que yo no llegué a leer entonces y que allá quedó, en mi eterna lista de lecturas pendientes…

Hecho el trabajo, o lo que es lo mismo, leída, aunque en realidad ha sido un auténtico placer, tengo que decir a todos los lectores que siguen a Dolores Redondo por las hazañas de su querida Inspectora Salazar, que esta novela les va a encantar, porque se pegarán a ella desde la primera página y seguirán la historia a través de las voces infantiles de Pakutxa y Celeste. Y volveremos a la humedad, en esta ocasión a la de la bahía de Pasajes, y volveremos a adentrarnos en esas cosas que tanto le gustan a Dolores Redondo, la muerte, la superación, el dolor, la infancia y el poder de lo que hace con nosotros… No, nada les va a faltar a los seguidores de la autora, incluso puede que gane algunos nuevos lectores.

Los pasos en la narración de primera a tercera persona están perfectamente dispuestos en la trama, eso da cercanía y empatía, los capítulos cortos dan agilidad, y la trama va enganchando con esas descripciones típicas de Dolores que siempre me han recodado a García Márquez en El amor en los tiempos del cólera por la humedad, esa humedad siempre presente que llega a calarte.

La humedad, y la figura siempre presente del ama, LA MADRE. Siempre hay una madre que nos lleva de la mano de regreso a la infancia, y a ella volvemos una y otra vez, a la de los personajes, pero también a la nuestra, a la que nos arrastra, para rescatar lo que quede de ella. Si ese era su objetivo, puede darlo por conseguido. Leer este libro puede ser como un curso de escritura en el que te piden que regreses a la infancia para hacer, no biografía, sino literatura.

En fin, que nada más os contaré del libro porque es mucho mejor que lo leáis sabiendo lo menos posible. Y os gustará, porque si ella ha querido (re)publicarlo tras sus “grandes éxitos” es porque sabe, y ella sabe mucho, que la infancia, la amistad, la familia y la muerte son los grandes temas de la humanidad… Y de la literatura.

Deja un comentario