Publicado el

Trabajo, piso, pareja, de Zahara

Trabajo, piso, pareja

Supongo que, dado que este texto es una reseña de Trabajo, piso, pareja, tendrán alguna expectativa razonable de que la describa según unas referencias comunes, que lo etiquete, por decirlo de forma que se me entienda. Y ya les puedo asegurar que no tengo la menor intención de hacer algo así, en primer lugar porque como no creo en etiquetas hacerlo sería traicionarme, pero también, y esto es lo más importante, porque hacerlo sería traicionar a un libro tan libre y original que seguro que se resistiría al intento con uñas y dientes. Créanme, lo último que quisiera sería enfadar…

Lee la reseña completa

Publicado el

Primero de poeta, de Patricia Benito

Primero de poeta

El día en que Patricia Benito decidió matricularse en Primero de poeta sin duda fue un gran día, al menos para los lectores. Resulta curioso cómo es posible que habiendo superado el curso con una nota inmejorable, uno desea que se transforme en curso-marmota y lo repita indefinidamente, no sea que en segundo de poeta aprenda a perder la frescura, la honestidad y el encanto que hacen de éste no solo un buen libro, sino uno entrañable. Tanto que le dan a uno ganas de matricularse en primero de persona, de recuperar esa mirada fresca que permite medir el tiempo…

Lee la reseña completa

Publicado el

Antimanual de autodestrucción amorosa, de Marita Alonso

Antimanual de autodestrucción amorosa

No sé qué me ha dado últimamente con los libros antiamor. Os recuerdo que hace poco os hablaba de No eres tú, soy yo que me he dado cuenta que eres lo peor, el libro de la genial Pedrita Parker que es un todo un canto al desamor y a las rupturas amorosas. El amor es muy bonito, pero el desamor con humor es mucho más divertido, dónde va a parar. Debe ser el verano y el calor, que a mí me ponen de muy mala leche. Porque a ver, ¿qué es eso de enamorarse en verano? No lo entiendo.…

Lee la reseña completa

Publicado el

Primero de poeta, de Patricia Benito

Primero de poeta

Desde que tengo memoria, tengo la necesidad de apuntar las frases de películas/canciones/libros que significan algo para mí. Tampoco sé muy bien por qué, porque después esas notas suelen quedarse en el olvido y no son leídas por nadie. Quizá sea porque tengo la necesidad de saber que si, algún día, no me salen las palabras, podré recurrir a esas notas que una yo del pasado apuntó pensando en que la yo del futuro las necesitaría. Desde que tengo memoria, me identifico muy a menudo con las palabras ajenas. Me veo reflejada en la vida de los demás. Cuando leo,…

Lee la reseña completa

Publicado el

Guías visuales: India, de varios autores

Guías visuales: India

Mi primer viaje fuera de España fue a París. Tenía once años y estaba tan preocupada por el miedo que me daba el avión que no fui capaz ni de pensar que iba a cumplir el sueño de todo niño: visitar Disneyland. Aunque, para ser sincera, a mí lo que realmente me apetecía era ver la Mona Lisa. Así de rara era yo ya con once años. Cuando pisé el suelo de París y me monté en un taxi que nos llevó por los puentes más bellos que había visto yo en mi corta vida, decidí que viajar iba a…

Lee la reseña completa

Publicado el

El amor, ese viejo neón, de Karmelo C. Iribarren

El amor, ese viejo neón

Hubo un tiempo en el que Karmelo C. Iribarren era poco menos que una leyenda urbana. Hablábamos de él, entre cerveza y cerveza, tejíamos complejos planes para asaltar el sanatorio de Mondragón y sacar a Leopoldo María Panero de allí y llevarlo a tomar unas cañas donde Karmelo, del que alguien nos había dicho que perpetraba aquellos poemas que tanto nos gustaban detrás de la barra de un bar. Nos encantaba Karmelo, una versión en bruto, si es posible eso, de Roger Wolfe, uno de los pocos poetas locales que habíamos podido descubrir en nuestra biblioteca municipal estirando un imaginario…

Lee la reseña completa

Publicado el

Mensaje urgente a mis momentos contigo, de Abbey C.

Mensaje urgente a mis momentos contigo

En mi calidad de empanada y de no estar muy al tanto de esta nueva generación de escritores y youtubers, tengo que alegar que el nombre de Abbey C. no me decía nada. De hecho, pensaba que sería alguna escritora inglesa o americana. ¡Sacrilegio! Pensarán algunos (sobre todo los más jóvenes), pero ya os he dicho que por regla general, no suele gustarme demasiado la forma ni el fondo de la escritura de esta generación. Tampoco estoy al día sobre youtubers e influencers de moda, así que jamás había visto un video de esta chica. Pero, como quiero opinar sabiendo…

Lee la reseña completa

Publicado el

¿Qué pasaría si…?, de Randall Munroe

qué pasaría si

Dice el refrán que la curiosidad mató al gato. Tal vez la causa de la muerte del pobre felino fue una simple caja de cartón. Una que, para sorpresa de éste, halló cuando menos esperaba. Y ya se sabe, las cajas son el huevo Kinder de los gatos: desean llegar hasta su interior a toda costa, para luego, una vez dentro, descubrir que tampoco era para tanto; y así una y otra vez. Conjeturemos dejando de lado la lógica; abracemos la hilaridad de lo absurdo. Pongamos que ese gato, antes de actuar, se hiciera la siguiente pregunta: ¿Qué pasaría si…

Lee la reseña completa

Publicado el

Con tal de verte volar, de Miguel Gene

Con tal de verte volar

En mi calidad de outsider tengo que decir que no conocía a Miguel Gene y que he leído este libro atraída por el título y la siguiente frase que aparece en la contraportada: “Escribo este libro porque no sé fabricar bombas nucleares y, después de todo, algo tendré que lanzarte.” Me gusta el título porque yo soy de altos vuelos, soy una mujer-árbol-mariposa y tengo cuentas pendientes con el cielo. Me gusta la frase que os he copiado porque me atrae la gente directa. Además, puestos a elegir, mucho mejor lanzar versos a la gente que andar lanzado bombas nucleares,…

Lee la reseña completa

Publicado el

La felicidad después del orden, de Marie Kondo

La felicidad después del orden

Antes de irme a vivir sola, mi habitación siempre era un caos. No recogía la ropa limpia, la sucia se quedaba encima de una silla, aparecían calcetines desparejados entre las sábanas, mis apuntes de Filosofía se mezclaban con los de Griego y podían aparecer decenas de latas de Coca-cola entre todos los trastos de mi habitación. No me di cuenta de la horrible situación en la que vivía día a día hasta que me independicé. Llegó un día en el que no me quedaban camisetas limpias, la montaña de ropa para planchar era más alta que yo y cuando llegaba…

Lee la reseña completa

Publicado el

Los seres que me llenan, de Mikel Izal

Los seres que me llenan

Voy a hacer una confesión antes de detenerme a analizar el libro de Mikel Izal: mi intención original era que no me gustara. Tiendo a desconfiar de los libros que, últimamente, se publican con nombres de músicos, actores, presentadores de televisión y toda la oleada que ha ido llegando a las librerías en los últimos años. Lo sé, no debería llevar esta mochila a mi espalda porque, probablemente, y en alguna ocasión, me esté perdiendo algo interesante, pero no puedo evitarlo. Hecha esta declaración, sigamos con el recorrido que hizo que empezara a leer Los seres que me llenan. Fue…

Lee la reseña completa

Publicado el

Crónicas de la Adolestreinta, de Laura Santolaya del Burgo

Crónicas de la adolestreinta

Los treinta, ¿una edad terrible o la mejor edad? Esta es una de estas preguntas que, según a quien se la plantees, obtendrás una respuesta totalmente diferente. Si preguntas a una persona de cincuenta o sesenta años probablemente te contesten que es la mejor edad y que volverían a sus treinta sin dudarlo, pero si preguntas a un veinteañero… Ahí es cuando verdaderamente la cosa se complica. Para un veinteañero cumplir los treinta significa despojarse de su juventud para convertirse en una persona completamente adulta que debe enfrentarse a los problemas con madurez y responsabilidad. Pensándolo con más calma,  el…

Lee la reseña completa