Cartas desde Dinamarca, de Karen Blixen

Cartas desde Dinamarca, de Karen Blixen

Te he hecho pobre, mi dulce amor.
Estoy lejos de ti cuando estoy cerca.
Te he hecho rico, mi corazón.
Estoy cerca de ti cuando estoy lejos.
Karen Blixen, “Tempestades”

Para la gente de mi generación hay una serie de recuerdos en los que ficción y realidad se confunden: si no me concentro me cuesta discernir si es más real el recuerdo, por ejemplo, de mi octogenario tío Alfonso comiéndose once sardinas asadas de una sentada o el de aquella señora de porte aristocrático que se fue a África a cultivar café y acabó por enamorarse de Robert Redford antes de que este se estrellara con su avioneta.
Leer la reseña completa del libro "Cartas desde Dinamarca, de Karen Blixen" “Cartas desde Dinamarca, de Karen Blixen”

Cartas a Eva Haldimann

Cartas a Eva Haldimann, de Imre Kertész

cartas-a-eva-haldimann

Cada vez que leo libros que reproducen diarios, cartas o memorias, me invade una mezcla de sentimientos. Por un lado, me imagino como uno de esos voyeurs que indagan en la vida ajena sin ningún miramiento. Por el otro, me creo un lector obsesionado por saber algo más sobre uno de mis autores preferidos. E Imre Kertész lo es. No sé por qué, no hay una razón aparente. Pero desde luego, desde que hace años leí uno de sus libros tuve la necesidad de saber más cosas sobre su vida, sobre su situación personal, sobre aquello que le hizo escribir palabras tan bellas como las que aparecían en “Sin destino”, uno de los relatos más sinceros sobre el holocausto y que creó en mí una especie de obsesión por aquello que contaba.… Leer la reseña completa del libro "Cartas a Eva Haldimann" “Cartas a Eva Haldimann”

Cartas del verano de 1926

Cartas del verano de 1926, de Marina Tsevietáieva, Borís Pasternak y Rainer María Rilke

Cartas del verano de 1926

Escribo no porque sepa, sino para saber
M. Tsevietáieva

No sé si alguna vez se habrán preguntado qué es lo que hay en el interior de un poeta. Si sienten curiosidad, estas cartas del verano de 1926 son una forma magnífica de averiguarlo sin necesidad de recurrir métodos cruentos o invasivos. No de uno, de tres, o en realidad de todos porque lo que nos ocupa es la poesía, es decir, habla de todos nosotros. Y no lo hace sólo mediante poemas, sino mediante cartas. Dejen que Marina Tsevietáieva se lo explique: Una carta es una forma de comunicación fuera de este mundo, menos perfecta que el sueño, pero sujeta a sus mismas leyes.Leer la reseña completa del libro "Cartas del verano de 1926" “Cartas del verano de 1926”