Publicado el

Filtro de amor

Filtro de amor

Filtro de amor, de Louise Erdrich     Una novela coral que describe, con una autenticidad y una sensibilidad deslumbrantes, la vida de los indios americanos en las reservas y el modo en que su cultura se ha ido diluyendo poco a poco. En principio, este no era el tipo de libro que suele llamarme la atención.  Ya sé que no se puede juzgar un libro por su portada, su título o el contenido de la sinopsis, pero a falta de otra referencia, todo parecía indicar que se trataba de una saga romántica, una de esas novelas en las que…

Lee la reseña completa

Publicado el

Siempre hemos vivido en el castillo

Siempre hemos vivido en el castillo

Siempre hemos vivido en el castillo, de Shirley Jackson Tengan cuidado, este relato de apariencia gótica y lectura ligera cuenta más de lo que dice.   Lo mejor de los cuentos de hadas es que en ellos todo está claro desde el principio: la malvada madrastra tiene una enorme verruga en la punta de su nariz ganchuda y la heroína es guapa y rubia y a pesar de sus orígenes humildes tiene muy buenos modales.  Está claro; con todas estas pistas no hay manera de perderse y el lector sabe bien a qué atenerse en todo momento. Siempre hemos vivido…

Lee la reseña completa

Publicado el

El niño perdido

El niño perdido

El niño perdido, de Thomas Wolfe Thomas Wolfe trata de recuperar, en esta novela breve pero imprescindible, la memoria de su hermano muerto treinta años atrás. …Los años cayeron como las hojas de un árbol   y su rostro volvió a mi mente.   Recuerdo que, cuando era un chaval, en el colegio nos hacían leer obras como las Coplas a la muerte de su padre, de Jorge Manrique o Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, de Federico García Lorca.  Sin duda eran lecturas magníficas pero a esa edad lo más probable era que nos inculcaran el pánico a la muerte…

Lee la reseña completa

Publicado el

Epígrafe

Epígrafe

Epígrafe, de Gordon Lish A través de las cartas enviadas a quienes le ayudaron durante la enfermedad de su mujer el lector es testigo del desmoronamiento de un hombre vencido por el dolor y la culpa. La señora Lish ha fallecido después de una larga y penosa enfermedad que la ha tenido postrada durante años, incapaz ni tan siquiera de comunicarse.  Durante ese tiempo su marido, Gordon Lish, recibió la ayuda desinteresada de una serie de damas —Personas Misericordiosas, las llama él— de las congregaciones de San Fermo y San Eustacio. Ahora, cuando todo ha pasado, el señor Lish se…

Lee la reseña completa

Publicado el

Gótico carpintero

Gótico carpintero

Gótico carpintero, de William Gaddis   Con una frenética superposición de diálogos, Gótico carpintero expone el inmenso vacío que existe tras la majestuosa fachada de la sociedad actual, consagrada a la codicia y al beneficio rápido y fácil. El gótico carpintero es un estilo arquitectónico que se popularizó en ciertas zonas rurales de los Estados Unidos a partir de finales del siglo XIX.  Sus edificaciones características son viviendas y pequeñas iglesias construidas en madera en un estilo que trata de reproducir, a pequeña escala, los elementos típicos del gótico con un objetivo más ornamental que arquitectónico.  Lo más llamativo de…

Lee la reseña completa

Publicado el

Deja en paz al diablo

Deja en paz al diablo

Deja en paz al diablo, de John Verdon Sé lo que estás pensando ha sido uno de los fenómenos del año en thrillers, y parece que pilló por sorpresa hasta a su autor, John Verdon. Para los muchos lectores de aquella novela, los protagonistas de Deja en paz al diablo, el metomentodo y algo prepotente ex detective de la policía David Gurney y su insoportabilísima mujer, Madeleine, serán ya conocidos, así como la extraña dinámica entre ellos reinante: durante casi toda la narración, parecen resultar tan antipáticos el uno a la otra, y viceversa, como pueden llegar a resultar a…

Lee la reseña completa

Publicado el

Stoner

Stoner

Stoner, de John Williams “Stoner” es magia. Empezar a leer esta novela es ser cómplices de un hechizo maravilloso: el que nos permite, como lo hace la literatura de verdad, ser testigos y, a la vez, partícipes de una vida, la del protagonista, que deja de ser ficción para pasar a ser una persona real, quizá más real y más querida para nosotros que mucha de la gente de carne y hueso con la que nos cruzaremos a lo largo de los días de nuestra vida. El escritor, John Edward Williams (no usaba su segundo nombre, pero es útil saberlo…

Lee la reseña completa