Publicado el

La parte escondida del iceberg, de Màxim Huerta

La parte escondida del iceberg

“Nada es tan hermoso como en las novelas ni tan perfecto como en el recuerdo”, dice Màxim Huerta en La parte escondida del iceberg. Y no hay mayor verdad que esa. Es increíble cómo somos capaces de almacenar en la memoria nuestros mejores recuerdos. Y cuánto nos gusta perdernos en ellos, como si los estuviéramos viviendo de nuevo. Hasta que nos despertamos y nos damos cuenta de que no es posible, aunque lo anhelemos más que nada en el mundo… Sin embargo, no todos los recuerdos que tenemos son positivos. Y de esto trata La parte escondida del iceberg. ¿Cómo…

Lee la reseña completa

Publicado el

Libros y Novedades 191

Transatlantico

Boletín de novedades. Junio 2014 – 22 La noche soñada, de Màxim Huerta Transatlántico, de Colum McCann Seraphim, de Mamoru Oshi y Satoshi Kon Esta semana en Libros y Literatura os traemos tres libros que os harán soñar, que desperatarán vuestras ganas de aventura. Nos os perdáis la selección de novedades editoriales que os hemos preparado. ¡Disfrutad de la lectura! (más…)

Lee la reseña completa

Publicado el

Especial Libros para regalar en San Valentín

El libro de la Selva

Libros que enamoran Se acerca San Valentín 2013, y desde Libros y Literatura os lo queremos poner fácil a aquellos que queráis demostrarle vuestro afecto a alguien especial regalando un libro. Las editoriales nos han ayudado con las sugerencias literarias que os proponemos a continuación. Como veis, se trata de un abanico de propuestas muy interesante. El libro de la Selva Westwood Aquí yacen dragones Hace cuarenta años Romance en París La casa del silencio Ochenta melodías de pasión en amarillo Una tienda en París No sonrías, que me enamoro Un año ajetreado El tango de la guardia vieja Mañana…

Lee la reseña completa

Publicado el

Una tienda en París

Una tienda en París

Una tienda en París, de Màxim Huerta Querido X: Hubo un tiempo en el que necesité ser feliz. Era absurdo. Me comportaba como un niño pequeño cuando los años ya habían empezado a entrar por la puerta, cansados como sólo pueden estarlo los que han dado muchas vueltas a la vida y ella ha jugado con ellos. Por aquel entonces, caminaba por las calles de mi ciudad como si fuera el dueño de cada piedra, de cada acera, de todos los edificios que pasaban veloces ante mis ojos, porque en realidad el mundo giraba en torno a mí, no yo…

Lee la reseña completa