Publicado el

El Hambre, de Martín Caparrós

El Hambre

Hay libros que cambian la manera de entender el mundo. Libros que abren los ojos, o que, si uno los tenía ya abiertos, hacen que se enfoque la mirada. Sobre todo en determinadas etapas de la vida. En mi caso fue Las venas abiertas de América Latina, de Eduardo Galeano, durante la universidad. Me impresionó, me deslumbró, se colaba en mis conversaciones y tuvo un hueco en mis sueños. Con el tiempo he terminado admitiendo sus fallos, que los tiene, pero nunca se ha borrado de mí la huella que dejó. El Hambre, de Martín Caparrós, quizá pueda ser uno…

Lee la reseña completa

Publicado el

¡La exclusiva!

¡La exclusiva!

¡La exclusiva!, de Annalena McAfee Como persona atenta a los medios, y con más razón aún desde que me hiciera periodista, me lamento a menudo de la falta de contenido verdaderamente informativo y de análisis de la mayoría de los noticiarios televisivos y, cada vez más, también de los artículos de información en prensa escrita e Internet. Me refiero, no a datos –que, en muchas ocasiones, también–, sino a elementos que ayuden a dar profundidad y contexto al hecho noticioso que se cuenta; que lo sitúen en su época y lo conviertan, a ojos del espectador o del lector, en…

Lee la reseña completa

Publicado el

Gottland

Gottland

Gottland, de Mariusz Szczygiel Una recopilación de reportajes sobre personajes de la antigua Checoslovaquia que se lee como una colección de relatos sobre la psicología de la represión. En 2009, en su discurso de aceptación del Premio del Libro Europeo por Gottland, el polaco Mariusz Szczygiel se mostraba sorprendido por el éxito en Occidente del libro que “un representante de un país marginal escribe sobre otro país marginal”.  Un país marginal y, además, escasamente conocido más allá de cuatro clichés; un país que ni siquiera existe ya: Checoslovaquia. A pesar de la poca fe del autor en el interés de…

Lee la reseña completa

Publicado el

Cristianos

cristianos

Cristianos, de Jean Rolin Con la lectura de Ébano descubrí que me gustan los relatos de viajes, así que suelo fijarme en aquellos que van saliendo nuevos aunque me gusta tardar en leerlos, necesito verlos a través de la perspectiva del tiempo, los libros de este género tienen que envejecer bien, tienen que hablarnos de un lugar aun cuando esa porción de mundo ya no sea la misma o incluso haya desaparecido. “Cristianos” ha sido mi primer libroelegido para reseñar en este año 2012, y no es casualidad, lo he meditado muy bien después de su lectura. La difícil forma…

Lee la reseña completa

Publicado el

Sobre el poder y la vida buena

Sobre el poder y la vida buena

Sobre el poder y la vida buena, de Lev Tolstói Por esto es por lo que escribo estas páginas, que me propongo hacer circular tanto por Rusia como por el extranjero, por todos los medios a mi alcance, a fin de que ocurra una de estas dos cosas; o bien que se ponga término a tales actos de barbarie, o bien que mi conexión con ellos acabe de una vez, sea que me metan en la cárcel, donde podré vivir con la conciencia clara de que dichos horrores no se cometen ya por mi causa; sea, y ello sería aun…

Lee la reseña completa

Publicado el

La reinvención de la política

La reinvención de la política

La reinvención de la política, de Diego Beas   Una tarde, hace algunos años, estaba en mi casa mientras almorzaba y miraba la televisión. Era plena época de elecciones primarias en Estados Unidos y los canales internacionales de noticias estaban muy alertas. En uno de ellos, un columnista analizaba las noticias online junto a otra periodista cuando le comentó sobre una nueva plataforma innovadora llamada Twitter en donde las personas podían comunicar en pocos caracteres sus opiniones. El columnista redobló la apuesta y le sugirió a la periodista lanzar una pregunta para mostrarle como funcionaba. Así, una pequeña consigna del…

Lee la reseña completa

Publicado el

Los Buenos Soldados

los buenos soldados - david finkel

Los Buenos Soldados, de David Finkel Durante mucho tiempo seguí con interés la invasión de Irak. Recuerdo especialmente aquellas imágenes en las que una grúa derribaba la estatua de Sadam y a la muchedumbre enloquecida que pataleaba y escupía sobre un Sadam icónico que se resistía a caer al suelo. Corría el año 2003, y todos echábamos el aliento contenido al ver que aquello había sido rápido y sencillo. Hasta que llegó el día después. Todas las cabezas se giraban sonrientes buscando a alguien que respondiese a la pregunta de qué hacemos ahora. Pero la sonrisa se fue borrando cuando…

Lee la reseña completa