Publicado el

Palabra de Honor

Palabra de Honor, de E. Chirikov Hay que tener algo muy claro si alguien piensa devorar este libro: está en las antípodas del realismo crudo, pesimista y gris negruzco de autores como Céline o Henry Miller. En principio, eso no está mal. Así que comencé el libro entusiasmado por una historia rebosante de pureza, de lealtad y de honestidad. Pero creo que acabé masticando como podía la masa pastosa en la que se había convertido la historia. Y es que en esta sociedad tan nuestra, existe una frontera muy fina para cruzar desde la entrega sin condición, a la condición…

Lee la reseña completa

Publicado el

El pez dorado

El pez dorado, de Jean Marie Le Clézio

El pez dorado, de Jean Marie Le Clézio Bajo el título “El pez dorado”, una chica sentada sobres sus piernas, cubiertas por una ornamentada túnica en tonos azules, parece aguardar sosegadamente, con las manos  sobre su regazo, que me acerque a ella para contarme su historia. Unas babuchas marroquíes reposan a su lado. Un velo blanco le cubre parcialmente el pelo. Sentada, como si siempre me hubiese estado esperando. Con esa paciencia infinita que sólo poseen los libros para pasar desapercibidos durante décadas, hasta que un día los tomamos entre nuestras manos, y entonces nos sonríen maternalmente, como padres que…

Lee la reseña completa

Publicado el

Crepúsculo

Crepúsculo

Crepúsculo, de Stephenie Meyer ¿Qué hay detrás de un gran éxito? Una portada impecable, un título enigmático. Una narrativa tremendamente sensorial, intensamente descriptiva.   (más…)

Lee la reseña completa

Publicado el

Esto no es justo

Esto no es justo de Sally Nicholls (contraportada)

Esto no es justo, de Sally Nicholls Ayer me leí “Esto no es justo” de Sally Nicholls. Lo conocí a través del “Qué leer”, en el que venían los dos primeros capítulos. La verdad es que la primera impresión que tuve fue penosa: La portada da miedo, y al leer la contraportada me encuentro esto… (más…)

Lee la reseña completa

Publicado el

El lector

El lector

El lector, de Bernhard Schlink Un título simple. Probablemente haya que buscarlo para encontrarlo. Y hacerlo es un privilegio, que me gustaría compartir con vosotros. En algún momento de la historia, resulta ser, una de las pequeñas historias, reales o camufladas, que salieron disparadas tras el holocausto alemán. Pero, como habrán intuido, esto supone un detalle de relevancia menor. Un castillo de cartón como decorado de las emociones humanas.   (más…)

Lee la reseña completa

Publicado el

Un grito de amor desde el centro del mundo, de Kyochi Katayama

Un grito de amor desde el centro del mundo

Un grito de amor desde el centro del mundo, de Kyochi Katayama Si trato de recordar algo sobre este libro, lo primero que acude a mi mente es el mar. El mar que circunda Japón, en mi mente, es intensamente azul. No es un mar real. Es el mar intensamente azul que vemos en los manga. Desde este mar irreal, reposado, luminoso, contemplado tras una lente que transforma en prismas irisados los reflejos solares, fluye el resto de la historia.     (más…)

Lee la reseña completa

Publicado el

Todo fluye

Todo fluye

Todo fluye, de Vasili Grossman Anoche, volví a soñar con el Báltico. Mis sueños suelen ser muy estructurados y coherentes, tan ricos en personajes y escenarios, que con frecuencia me despierto preguntándome por la utilidad adaptativa de tal derroche creativo, cuando se supone que la mente está, precisamente, descansando.   (más…)

Lee la reseña completa

Publicado el

¿Quién quiere ser millonario?

quien-quiere-ser-millonario

¿Quién quiere ser millonario?, de Vikas Swarup A la mayoría de la gente le fascina conocer su coeficiente intelectual, mucho mejor si se lo dicen en siglas: C.I. Uno de los test mas habituales que aun hoy se siguen empleando para arrojar esta cifra, es el de Wessler, un autor con una percepción algo singular de en que consiste este constructo, la inteligencia, de tan cuestionable definición. Uno de los ítems que conforma esta herramienta, es la siguiente cuestión:     (más…)

Lee la reseña completa

Publicado el

Kafka en la orilla

Kafka en la orilla, de Haruki Murakami

Kafka en la orilla, de Haruki Murakami Leí este libro porque me lo recomendó el director de mi librería (un fanático de Murakami), y bueno, me apetecía conocer algo de lo que leen los intelectuales “gafapasta” (con cariño a todos los gafapastas, yo os aprecio y os comprendo). Kafka en la orilla traza dos historias paralelas: Por un lado, cuenta la vida de un joven de 15 años, Kafka Tamura, que decide fugarse de casa porque odia a su padre, y de alguna manera espera encontrar en la huida a su madre, que lo abandonó a los 4 años. El…

Lee la reseña completa

Publicado el

La sonrisa etrusca

La sonrisa etrusca

La sonrisa etrusca, de José Luis Sampedro “La sonrisa etrusca” es una historia de amor, aunque huye de todo tipo de romanticismos vacíos, cosa que se agradece si no eres fan de Danielle Steel, Nora Roberts o Corín Tellado. El protagonista es un antiguo partisano calabrés , en la fase final de su vida. Padece un cáncer, y es consciente de que su tiempo se acaba; decide salir de su pequeño pueblo para irse a vivir a la ciudad con su hijo, su nuera y su nieto, pero lo hace obligado por las circunstancias (que no son las obvias, porque…

Lee la reseña completa

Publicado el

A los cuatro vientos

A los cuatro vientos, de Dave Boling

A los cuatro vientos, de Dave Boling Guernica: lau haizetara (A los cuatros vientos), de Dave Boling. Aquel mes de julio, de nubarrones colosales, emprendí un viaje a Galicia con un par de amigas, porque según cuentan, la gente peregrina hacia aquel lugar cuando ha perdido algo, o cuando no consigue reunir las fuerzas para encontrarlo, y por el camino, se encuentra consigo mismo y con la dirección que ha de tomar. Yo iba a ir de todas formas, y ellas decidieron acompañarme. Dos chicas extrovertidas que le alegraban el viaje a todo el autobús, con sólo decir que eran…

Lee la reseña completa

Publicado el

Out

Out

Out, de Natsuo Kirino Pero, ¿quién lee novela negra? A veces, mientras espero pacientemente a que llegue mi parada, me resulta inevitable observar a las personas silenciosas que, hombro con hombro, se agolpan a mi alrededor. Las miro buscando detalles, pistas, que me revelen algo sobre esos desconocidos con los que comparto el espacio físico del interior del transporte público, la sensación de falta de aire fresco, la frustración ante el atasco, los vaivenes en los frenazos, de los que todos nos recuperamos lo más rápidamente posible, reestableciendo nuestras fronteras corporales como si el contacto ocasional fuese algo absolutamente inapropiado,…

Lee la reseña completa