La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, de Stieg Larsson

la-chica-que-soaba-con-una-cerilla-y-un-bidon-de-gasolina

Hace poco les conté la grata impresión que me causó el primer volumen de esta trilogía, “Los hombres que no amaban a las mujeres”. En estos días, he devorado con la misma ansia el segundo episodio de la trama Millenium, “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina”.

Es difícil contaros la impresión que he tenido de este libro sin revelaros algún “spoiler”, por lo que intentaré pasar muy por encima del argumento, para que a nadie le fastidie la sorpresa.Leer la reseña completa del libro "La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina" “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina”

Aurora boreal

Aurora boral, de Äsa Larsson

aurora-boreal

Cuando tenía doce o trece años, mis padres me daban veinte duros para pasar la semana. Ahora no recuerdo cuánto costaba el cine o las chuches de la época, pero a mí me pareció siempre que me asignaban poco dinero. Era 1981 y fue por aquellos días en los que apareció en los quioscos una colección que se llamaba “El club del Misterio”. Era una recopilación de lo mejor de la novela negra de siempre: Dashiell Hammet, Raymond Chandler, Patricia Highsmith, Conan Doyle… Cada libro costaba 95 pesetas y, cada jueves, como un reloj, me compraba uno.Leer la reseña completa del libro "Aurora boreal" “Aurora boreal”

El rey del abismo

El rey del abismo, de David Tapia

el-rey-del-abismo.jpg

Opinión: Una buena novela para adentrarse en el género negro más tradicional.

Cuando mi amigo Santi me recomienda leer un libro,  generalmente lo leo, pues sé que algo habrá en él que llamará mi atención.

Esta ha resultado ser una novela negra, terreno muy pantanoso para mí, por el que reconozco que me moveré con poca soltura pues no soy muy dada a estas lecturas.

La novela me ha gustado, entretenido y enganchado desde sus primeras páginas. Buenas descripciones psicológicas de los personajes que realmente importan para la trama, y el lenguaje que utiliza para que visualicemos los lugares por los que nos movemos es tremendamente literario, con un vocabulario rico y generoso que generalmente no suelo ver tan cuidado en este género.
Leer la reseña completa del libro "El rey del abismo" “El rey del abismo”

Celda 211

Celda 211 de Francisco Pérez Gandul


celda_211


Celda 211 está en boca de todo el mundo. Con dieciséis nominaciones a los premios Goya, se ha convertido en la revelación cinematográfica española del año pero poca gente sabe que el guión está adaptado de un libro del periodista Francisco Pérez Gandul publicado en 2004 por la editorial Lengua de Trapo que acaba de ser reeditado para la ocasión.

El libro comienza con la llegada de Juan Oliver a la cárcel de Sevilla. Nuestro protagonista, un chico de pueblo, decidió dedicarse a estudiar duramente para sacar unas oposiciones y llegar a ser funcionario de prisiones.Leer la reseña completa del libro "Celda 211" “Celda 211”

Los hombres que no amaban a las mujeres

Los hombres que no amaban a las mujeres, Stieg Larsson

los-hombres-que-no-amaban-a-las-mujeres

Quien esté al tanto de la literatura actual, a estas alturas ya sabrá todo, o casi todo, sobre Stieg Larsson y su trilogía “Millenium”. Cada día observaba entre amistades y conocidos que yo era de los pocos lectores que todavía no se habían embarcado con su primer episodio, “Los hombres que no amaban a las mujeres”. Por lo que, tras haber sido muy bueno este año, les pedí a mis queridos Reyes Magos que me trajeran el pack con los tres libros, y como niño aplicado que soy, empecé el primer tomo el mismo día 6 de enero.Leer la reseña completa del libro "Los hombres que no amaban a las mujeres" “Los hombres que no amaban a las mujeres”

El Código Da Vinci

El Código Da Vinci, de Dan Brown

el-codigo-da-vinci

Este es el libro que una vez que se lo empieza no se lo deja. Te embriaga. El código da Vinci te deja inconsciente en relación al tiempo e incluso le gana la batalla al sueño nocturno. Es verdad que Dan Brown no se preocupa en utilizar un lenguaje que lo catapulte entre los grandes escritores del nuevo siglo. Francamente, ¿Importa? Puede que para quienes admiramos la pluma de grandes escritores, este libro es otro más de esas epidemias anuales que se instalan en todo el mundo para crear una obsesión efímera.  No podría negar que yo misma lo deje relegado todo un año y con plena abstención de la película.Leer la reseña completa del libro "El Código Da Vinci" “El Código Da Vinci”

El misterio de la casa Aranda

El misterio de la casa Aranda, de Jerónimo Tristante

el-misterio-de-la-casa-aranda

Hace ya tiempo que tenía ganas de leerme este libro, pero resulta que siempre había alguno más atractivo en mi estantería esperando a ser elegido. El motivo por el que no me decidía a leerlo es bastante simple; nunca me he sentido atraído por las novelas de detectives. En mis 26 años, y con una lista de libros leídos ya bastante considerable, no he leído nunca ninguna aventura de Sherlock Holmes o de Hércules Poirot, por lo que es de esperar que su versión española, Víctor Ros, tampoco me agradara en exceso.Leer la reseña completa del libro "El misterio de la casa Aranda" “El misterio de la casa Aranda”

El Talento de Mr. Ripley

El Talento de Mr. Ripley, de Patricia Highsmith

el-talento-de-mr-ripley

Señoras y señores, les pongo en contexto: hablamos de un libro que se publicó allá por el 1955, la época de la presidencia de Eisenhower en EEUU, el mismo año en que Disneyland abre sus puertas y también el año de la dimisión de Churchill en Gran Bretaña. Época de grandes acontecimientos y grandes esperanzas que latían aquí y allí después de la resaca de la Segunda Guerra Mundial. Época que bullía de nuevos ricos, de las primeras generaciones bien asentadas en las que algunos de sus hijos podían permitirse el lujo de vivir a costa de sus padres…

Y ahí es donde empieza esta historia.Leer la reseña completa del libro "El Talento de Mr. Ripley" “El Talento de Mr. Ripley”

El psicoanalista

El psicoanalista, de John Katzenbach

 

El psicoanalista, de John Katzenbach

Como librero, una parte de mi tiempo de trabajo la dedico a recomendar libros. Pero a veces, son los clientes los que me recomiendan libros a mí. Eso es lo que me pasó con “El psicoanalista”. Un cliente me “vendió” este libro como su preferido de novela negra, y al explicarme el argumento prácticamente en éxtasis, me convenció de que era un libro que debía leer.

El argumento es bastante sencillo: Frederick Starks es un hombre de 53 años, viudo, con una vida bastante anodina y centrada en su trabajo de psicoanalista. Es una persona muy racional, acostumbrada a hablar mucho y actuar poco.… Leer la reseña completa del libro "El psicoanalista" “El psicoanalista”

Aurora boreal

Aurora boreal, de Asa Larsson

 

Otra novela negra que surgió del frío

Aurora boreal, de Asa Larsson

 

Quizá por coincidencia en apellido y procedencia, los adictos a Millenium han buscado en esta novela una nueva dosis. El libro de Asa, que en otros paises ha funcionado bastante bien, acaba de introducirse en nuestro mercado.

La historia se podría resumir en: “una joven abogada, muy asertiva, que ejerce en Estocolmo, tras recibir una llamada de socorro de una amiga de la infancia, se siente comprometida, enfrentándose a su lado más racional, el de la capital, a volver a su pueblo natal, donde se ha producido el asesinato de un popular líder religioso de un singular movimiento cristiano”.… Leer la reseña completa del libro "Aurora boreal" “Aurora boreal”

Out

Out, de Natsuo Kirino

Pero, ¿quién lee novela negra?

A veces, mientras espero pacientemente a que llegue mi parada, me resulta inevitable observar a las personas silenciosas que, hombro con hombro, se agolpan a mi alrededor. Las miro buscando detalles, pistas, que me revelen algo sobre esos desconocidos con los que comparto el espacio físico del interior del transporte público, la sensación de falta de aire fresco, la frustración ante el atasco, los vaivenes en los frenazos, de los que todos nos recuperamos lo más rápidamente posible, reestableciendo nuestras fronteras corporales como si el contacto ocasional fuese algo absolutamente inapropiado, pero por desgracia, frecuente e inevitable.Leer la reseña completa del libro "Out" “Out”